Burbujas en el líquido de la transmisión: Lo que debes saber

Cuando compruebas el líquido de transmisión de tu coche y ves burbujas, puede ser preocupante. Puede que no sepas qué hacer al respecto, o incluso si hay algo que puedas hacer.

En la mayoría de los casos, las burbujas en el líquido de la transmisión están causadas por un exceso de aire en el sistema o por una falta de combustible en la transmisión, lo que puede solucionarse fácilmente con una rápida visita al mecánico. También pueden ser causadas por aditivos, fugas, mal funcionamiento de la bomba y el embrague, o incluso por sobrecalentamiento.

Puedes solucionarlo haciendo un lavado o añadiendo líquido adicional, o simplemente siguiendo el mantenimiento regular recomendado por el fabricante de tu coche.

En este artículo, hablaremos de las causas de las burbujas en el líquido de la transmisión y de lo que debes hacer si las ves. También te daremos consejos para evitar que se formen burbujas

Mira Tambien:La granja que alberga una colección de Chevy antiguosLa granja que alberga una colección de Chevy antiguos
Índice de Contenido
  1. ¿Cómo funciona una transmisión?
  2. ¿Cuáles son las partes de una transmisión?
    1. Eje de entrada
    2. Selector de marchas
    3. Cambio de marchas
    4. Convertidor de par
    5. Engranajes de transmisión
    6. Eje de salida
    7. Eje excéntrico
    8. Conjunto de embrague
    9. Bomba de fluido
    10. Filtro
    11. Enfriador
    12. Depósito de fluido
    13. Pantalla del filtro
  3. Tipos de transmisiones automáticas
    1. Transmisiones variables continuas (CVT)
    2. Transmisiones automáticas
    3. Transmisión estándar/automática
  4. ¿Cómo funciona la transmisión manual?
  5. ¿Por qué necesitamos líquido de transmisión?
  6. ¿Qué causa las burbujas en el líquido de transmisión?
    1. 1. Fuga de aire en el sistema
    2. 2. Mal funcionamiento de la bomba
    3. 3. Sistema de sobrecalentamiento
    4. 4. Mal funcionamiento del embrague o del cuerpo de válvulas
    5. 5. Contactos del solenoide corroídos
    6. 6. Aditivos en el fluido
    7. 7. Filtro del cuerpo de la válvula obstruido
    8. 8. Fugas en la junta del racor hidráulico
    9. 9. Sellos de embrague dañados
    10. 10. Reducción del nivel de líquido
  7. ¿Son peligrosas las burbujas en el líquido de la transmisión?
  8. ¿Cómo puedo evitar las burbujas en el líquido de transmisión?
  9. ¿Cómo puedo eliminar las burbujas del líquido de la transmisión?
  10. FAQ
    1. ¿Con qué frecuencia debo cambiar el líquido de la transmisión?
    2. ¿El líquido de transmisión puede provocar burbujas en el motor?
    3. ¿Puedo lavar el líquido de la transmisión?
    4. ¿Cuál es el mejor líquido de transmisión?
    5. ¿Es mejor cambiar o lavar el líquido de la transmisión?
  11. Conclusión

¿Cómo funciona una transmisión?

La transmisión es la máquina que transfiere la potencia de un eje giratorio a otro eje giratorio. Su diseño es muy variado en función de su aplicación, pero este artículo se centrará en las transmisiones de automóviles.

¿Cuáles son las partes de una transmisión?

La transmisión suele ser compleja, dependiendo de si es automática o manual. Algunas piezas son:

Eje de entrada

Es el engranaje principal sobre el que gira el motor del vehículo cuando está en marcha. Gira exactamente a una velocidad, que puede variar en función de muchos factores, como la carga y las RPM (revoluciones por minuto).

Selector de marchas

Es lo que conecta determinadas marchas en el interior de un automático. Por ejemplo, si lo pones en "Drive", irá hacia delante. Si lo pones en "Reversa", irá hacia atrás.

Mira Tambien:Experimenta los tres modos de conducción del Ford Mustang Mach-E 2021Experimenta los tres modos de conducción del Ford Mustang Mach-E 2021

Este es un tema comúnmente malinterpretado por la gente que quiere conducir con cambio de marchas, porque no hay un lugar para seleccionar las marchas dentro de una transmisión automática. En muchos vehículos nuevos, el selector de marchas se ha sustituido por paletas que te permiten cambiar manualmente sin entrar en el sistema de menús del coche.

Cambio de marchas

Esta parte de la transmisión toma la potencia del motor y la multiplica por algún factor determinado por la marcha engranada.

Mira Tambien:Experimenta los tres modos de conducción del Ford Mustang Mach-E 2021Experimenta los tres modos de conducción del Ford Mustang Mach-E 2021

Por ejemplo, si vas a 100 km/h en 3ª marcha, el motor gira a unas 2.000 RPM y sólo genera 100 CV, dependiendo del tamaño del motor y de la carga que lleve.

Si circulases a la misma velocidad en 6ª, tu motor sólo tendría que girar a 1000RPM con el acelerador pisado. Esto se consigue en el interior de la transmisión mediante engranajes que giran sobre ejes unidos entre sí.

Convertidor de par

Piensa en esto como un embrague para una transmisión automática. Cuando pasas a la 2ª marcha, la potencia pasa a través de este dispositivo en lugar de ir directamente al tren de engranajes.

Hay varios convertidores de par en las transmisiones automáticas modernas porque tienen diferentes "velocidades" o etapas en función del sentido en el que tengan que cambiar.

Mira Tambien:Estos son los clásicos con motor V6 más geniales que el dinero puede comprarEstos son los clásicos con motor V6 más geniales que el dinero puede comprar

Supongamos que vas en Drive a 65 km/h, pero decides reducir la velocidad frenando; cuando lo hagas, tu coche meterá automáticamente la primera marcha para compensar la menor velocidad. Es entonces cuando el convertidor de par pasa de ser un embrague a un "dispositivo de acoplamiento" que bloquea las marchas.

Lo consigue creando un efecto de amortiguación que bloquea las piezas giratorias con energía, y luego la libera a un ritmo dictado por la velocidad a la que vayas y la marcha que hayas seleccionado.

Engranajes de transmisión

Son los engranajes principales fijados a cada lado del eje de salida de una transmisión automática.

Cuando la potencia pasa a través de ellos, giran al unísono en relación directa con la velocidad a la que fueron accionados.

Eje de salida

Tiene un propósito: entregar la potencia que se ha transmitido a través de los engranajes de transmisión a cualquier dispositivo al que esté atornillada la transmisión.

En este caso, podemos ver que está atornillada a un diferencial que distribuye esa potencia por igual a las dos ruedas de un eje, haciendo que giren a diferentes velocidades (lo que hace que el coche gire).

Eje excéntrico

Este eje dentro de tu transmisión hace dos cosas. Controla la multiplicación de las marchas en el interior de tu transmisión, girando en relación con todo lo demás, y cambia de dirección en función de si estás acelerando o desacelerando.

La razón de esto es que tiene que haber alguna manera de que el convertidor de par y el conjunto del embrague dentro de una transmisión automática cambien de dirección para que no se desgasten muy rápidamente.

Conjunto de embrague

Se utiliza para desacoplar los engranajes y mejorar la eficacia variando los coeficientes de fricción entre los distintos componentes.

Hay muchos tipos de embragues en las transmisiones automáticas, pero todos funcionan de forma similar; una pieza girará a mayor velocidad que otra (el volante, por ejemplo), y se "deslizará" o engranará con ese componente ralentizando ligeramente el componente más rápido.

Cuando cambias de marcha en una transmisión automática, esta pieza hace la mayor parte del trabajo. Engancha y desengancha diferentes trenes de engranajes en función de la dirección que quieras tomar, y puede hacerlo varias veces si es necesario.

Bomba de fluido

Detrás de la bomba de agua de tu motor se encuentra una bomba hidráulica llamada bomba de fluido. Se encarga de bombear el líquido de la transmisión a través de las diferentes partes de tu transmisión automática para mantener las temperaturas bajas y asegurar que los engranajes no se bloqueen bajo presión.

La bomba tiene tres conductos que entran en ella, pero sólo uno que sale. ¿Dónde van los otros dos? Piensa en mi vieja analogía con una manguera de jardín; siempre hay una manguera que lanza agua a la izquierda o a la derecha desde la boquilla de pulverización, así es como funcionan las bombas hidráulicas.

Este conducto alimenta los dos embragues del convertidor de par y el dispositivo de deslizamiento de los engranajes de transmisión para evitar que se bloqueen por exceso de calor o por falta de éste.

Filtro

El aceite fluye por aquí, atrapando las virutas metálicas que de otro modo interferirían en el buen funcionamiento de todos los componentes.

Enfriador

El fluido se enfría antes del convertidor de par al fluir sobre una barra metálica.

Depósito de fluido

Retiene el exceso de líquido y libera parte de él en el refrigerador cuando el vehículo sube una cuesta o entra en curvas para evitar el sobrecalentamiento en situaciones de estrés.

Pantalla del filtro

Independientemente de la marca que compres, TODAS las transmisiones automáticas tienen esta rejilla filtrante que atrapa las virutas metálicas antes de que acaben en las piezas más sensibles, como los engranajes y los cojinetes (esto no siempre es así en las transmisiones de alto rendimiento, como las que se utilizan en las carreras).

Aunque todas estas piezas son necesarias para el buen funcionamiento de la transmisión, esto no es TODO lo que hay que saber sobre los trenes de engranajes. Verás, hoy en día hay diferentes tipos de transmisiones automáticas que tienen diferentes diseños y disposiciones dependiendo de para qué se hayan inventado.

Tipos de transmisiones automáticas

Transmisiones variables continuas (CVT)

Este tipo de transmisión no tiene realmente engranajes, sino una "correa" con dientes ligeramente desplazados de donde se supone que están, que cambia de paso según vayas más o menos rápido.

Lo que hace es variar la apertura de la placa del acelerador en el interior de tu motor, lo que te permite seguir acelerando sin cambiar de marcha.

No hay ningún tipo de multiplicación del par motor, por lo que la potencia de salida a través de la transmisión se mantiene constante a lo largo de tu trayecto, de forma parecida a como lo harías si revolucionaras el motor de un vehículo con transmisión manual

Transmisiones automáticas

El coche no se mueve en ninguna marcha Transmisión automática

Tienen engranajes en su interior, y tienen diferentes relaciones de transmisión en función de la potencia del conjunto del embrague, así como del año de fabricación del coche.

Transmisión estándar/automática

Esto significa que hay cinco marchas visibles bajo la palanca de cambios, etiquetadas como D, 3, 2, 1 y R para la marcha atrás. En muchos vehículos, ésta tiene seis velocidades en total, pero sólo cinco marchas visibles a una que está bloqueada o fija en todo momento.

¿Cómo funciona la transmisión manual?

Los coches con transmisión manual tienen engranajes en su interior igual que los automáticos, pero funcionan de forma completamente diferente.

Verás, cuando cambias de relación de marchas en un vehículo de transmisión automática, el eje de entrada que gira a la velocidad del motor y el eje de salida que gira al doble de esa velocidad hacen que se multiplique el par para que todo se mueva sin problemas (a menos que la bomba de fluido no pueda seguir el ritmo, entonces pasan cosas malas).

Con una transmisión manual, estás multiplicando directamente el par del motor al bloquear y desbloquear diferentes marchas dentro de tu caja de cambios.

¿Y cómo funciona eso? Pues piénsalo así: Tomas la velocidad a la que gira tu motor y la conectas al eje de transmisión a través de un conjunto de engranajes de anillo y piñón (relación de transmisión).

Entre esos engranajes de corona y piñón que giran a la velocidad que gira tu motor (rpm) se encuentra la marcha a la que quieres ir; más alta o más baja dependiendo de la velocidad a la que quieras llegar.

Este nuevo engranaje giratorio aumentará o disminuirá la velocidad de rotación en el eje de salida en comparación con la que tenía mientras estaba conectado con tu tren motriz, a la vez que nos ofrece cierta resistencia si presionamos el acelerador de nuestro coche.

En el extremo de ese eje de salida hay un eje sólido llamado eje de entrada al que podemos conectar nuestro eje de transmisión. Si soltáramos este engranaje giratorio, giraría libremente y sin multiplicación de par ni otras fuerzas que lo presionen (como si estuvieras en punto muerto).

Sin embargo, necesitamos que este engranaje giratorio esté bloqueado en su sitio; así, con la presión de tu pie al presionar el cambio de marchas dentro de tu coche, se alinea perfectamente con el siguiente conjunto secuencial de marchas dentro de tu transmisión.

Esto establece el escenario adecuado para que todos esos engranajes giratorios entre sí sean forzados a unirse mediante presión hidráulica o embragues de sobrecarga, haciendo que todo lo que está conectado por debajo se acelere o se ralentice dependiendo de la dirección que elijas.

¿Por qué necesitamos líquido de transmisión?




El líquido de transmisión es un fluido resbaladizo a base de aceite que ayuda a proporcionar la presión necesaria para que todo se mueva dentro de tu transmisión.

En los coches más antiguos con muchos kilómetros, este líquido ha estado sometido a un alto calor por la fricción y se vuelve seco y gomoso con el tiempo, lo que provoca un mal rendimiento de tu caja de cambios.

En los coches nuevos, los fabricantes utilizan un fluido sintético que no sufre el mismo destino que los fluidos de automoción convencionales debido a su composición química.

¿Qué causa las burbujas en el líquido de transmisión?

Se puede diagnosticar que un coche tiene problemas de transmisión cuando presenta síntomas de deslizamiento, encaje brusco o retraso en los cambios de marcha. Cuando se detectan estos síntomas, debes llevar tu vehículo a un mecánico de inmediato.

Un técnico certificado diagnosticará el problema de la transmisión eliminando otras posibles causas de los síntomas y comprobando varios componentes del sistema de transmisión en busca de fugas de líquido o daños que puedan estar causando un funcionamiento defectuoso del sistema hidráulico del motor.

Estas son algunas de las causas más comunes que pueden provocar burbujas en el líquido de la transmisión:

1. Fuga de aire en el sistema

Una causa bastante común de las burbujas en la transmisión es una fuga de aire resultante de accesorios sueltos, grietas o juntas dañadas en cualquier parte de las líneas de vacío o presión conectadas a la transmisión de tu coche, incluyendo la válvula PCV (ventilación positiva del cárter) y la EGR (recirculación de gases de escape).

Una liberación de aire en el fluido puede crear burbujas, provocando el mal funcionamiento de los diferentes componentes del sistema.

2. Mal funcionamiento de la bomba

Bomba antigua del sistema de refrigeración del motor del coche, aislada sobre blanco

La segunda causa posible de las burbujas en el líquido de la transmisión es una bomba de aire defectuosa o con algún otro defecto que contribuye a la contaminación interna al permitir la entrada de aire en el sistema de transmisión.

También puede contribuir a dañar las juntas debido al aumento de la presión dentro del circuito hidráulico.

Si tienes problemas con la transmisión de tu vehículo relacionados con este componente, haz que lo revise inmediatamente un mecánico experimentado para que pueda comprobar si hay alguna fuga o mal funcionamiento dentro o fuera del sistema.

3. Sistema de sobrecalentamiento

Cuando el líquido de la transmisión se sobrecalienta, puede convertirse en vapor y entrar en los conductos de vacío de la válvula PCV de tu coche. A continuación, puede ser empujado de vuelta al motor debido a la presión en el colector de admisión, donde entrará de nuevo en contacto con el aire caliente, creando así burbujas en el líquido de la transmisión.

Cuando esto ocurre repetidamente, se produce una pérdida de potencia o un mal funcionamiento del cambio de marchas, que son señales seguras de que debes hacer revisar tu vehículo de inmediato por un técnico experimentado de TuMecánico.

Diagnosticará rápidamente la causa de estos problemas y hará las reparaciones pertinentes para mejorar el rendimiento general de tu vehículo.

4. Mal funcionamiento del embrague o del cuerpo de válvulas

El mal funcionamiento de la válvula de control de la presión o de la válvula piloto, o un embrague desgastado, también pueden provocar burbujas en el fluido. Si una de estas válvulas está parcialmente abierta, permitirá que entre aire en el sistema y creará burbujas cuando normalmente debería estar cerrada.

Un embrague desgastado puede dar lugar a cambios incorrectos entre las marchas debido a daños internos que podrían resultar caros si no son atendidos de inmediato por un mecánico profesional que pueda diagnosticar y reparar el problema de la transmisión de tu coche con eficacia y eficiencia.

5. Contactos del solenoide corroídos

Los contactos del solenoide de una transmisión automática pueden corroerse con el tiempo a causa de la oxidación y otros factores, y acabar provocando problemas eléctricos que afectan al rendimiento del sistema hidráulico de tu vehículo.

Esto puede ocurrir especialmente si los contactos están expuestos a la humedad, ya que ésta provocará óxido y corrosión más rápidamente.

Cuando notes que tu vehículo tiene problemas para cambiar de marcha o experimenta otros problemas relacionados con la transmisión, es importante que lo lleves a un mecánico lo antes posible para que haga un diagnóstico adecuado del problema y realice las reparaciones pertinentes.

6. Aditivos en el fluido

¿Cuánto tiempo dura el lavado de la transmisión?

Otras causas de contaminación del líquido son los aditivos como el cloro, el bórax o la ceniza de sosa que algunos centros de servicio y lubricantes rápidos ponen en el líquido de transmisión automática (ATF) de tu coche.

Estos productos químicos pueden dañar las juntas y los sellos con el tiempo, haciendo que fallen prematuramente y creando así burbujas en el líquido de la transmisión.

Esta es otra razón por la que nunca debes acudir a estos lugares para cambiar el aceite o cualquier otro servicio relacionado. En su lugar, debes confiar en un concesionario de confianza o en un mecánico independiente para garantizar el buen funcionamiento y la larga vida de tu vehículo.

7. Filtro del cuerpo de la válvula obstruido

Un filtro del cuerpo de la válvula obstruido también puede crear burbujas en el fluido, ya que permitirá que entren en tu sistema partículas que normalmente eran filtradas por este componente antes de ser enviadas a otros componentes que necesitan un fluido de transmisión limpio para un funcionamiento eficaz.

Si notas algún problema de cambio o dificultad con la transmisión de tu coche, asegúrate de que la revise de inmediato un técnico experimentado, que diagnosticará rápidamente la causa de estos problemas y hará las reparaciones oportunas para que todo vuelva a funcionar correctamente.

8. Fugas en la junta del racor hidráulico

Esto ocurre cuando hay una grieta o un daño en la junta del racor hidráulico que permite que el fluido se filtre a la línea de vacío, donde luego es aspirado de nuevo al colector de admisión. Si esto ocurre repetidamente, puedes experimentar problemas de conducción o cambios bruscos entre marchas.

Por lo tanto, debes acudir al mecánico de tu coche lo antes posible para que pueda diagnosticar y reparar rápidamente cualquier daño en el sistema hidráulico de tu vehículo, antes de que sean necesarias reparaciones más importantes.

9. Sellos de embrague dañados

Las burbujas en el líquido de la transmisión, normalmente causadas por el sobrecalentamiento durante la conducción dura o las carreras, podrían indicar que hay un problema con los retenes del embrague que permiten la liberación de la presión cuando el embrague se desacopla dentro del conjunto de la transmisión automática.

Para sustituirlas se necesitan herramientas especiales y conocimientos sobre el funcionamiento de las transmisiones, que no encontrarás en tu taller local de lubricación rápida u otro taller de reparación.

En cambio, si quieres asegurarte una reparación de calidad y un buen funcionamiento del sistema de transmisión de tu coche, recurre a un concesionario profesional que te ofrezca un gran servicio de atención al cliente y respuestas a todas tus preguntas.

10. Reducción del nivel de líquido

En realidad, esto no es la causa de las burbujas en el líquido, sino más bien el resultado de otros problemas que deben ser abordados lo antes posible por un mecánico experimentado que pueda diagnosticar y solucionar completamente lo que pueda estar causando estos problemas.

Los síntomas incluyen un retraso en el engranaje al cambiar del estacionamiento a la tracción, retrasos al acelerar desde una parada, deslizamiento de las marchas durante el funcionamiento normal o movimientos bruscos al cambiar de marcha.

Si experimentas alguno de estos síntomas pero no sabes por qué ocurren, llévalo a un mecánico lo antes posible para que pueda determinar lo que ocurre y hacer las reparaciones necesarias.

Cuanto antes lo hagas, más probable será que tu sistema de transmisión sea reparado sin que se produzcan daños adicionales que podrían costar cientos de dólares.

Incluso si has estado experimentando todos estos problemas, después de recibir un diagnóstico adecuado por parte de un mecánico profesional, deberían desaparecer por completo una vez que se hayan resuelto por completo los problemas del sistema de transmisión de tu vehículo.

Si ninguna de estas opciones se aplica a tu situación particular, entonces o bien hay aire en el fluido atrapado por alguna razón o hay un fallo de una pieza interna relacionada con el diferencial. Necesitas que un mecánico experimentado venga a diagnosticar si hay burbujas en el líquido y cómo prevenirlas, diagnosticarlas o repararlas.

¿Son peligrosas las burbujas en el líquido de la transmisión?

Las burbujas en el líquido de la transmisión no son necesariamente peligrosas, pero pueden ser una señal de que algo va mal en tu coche. Si las ignoras y no las arreglas, pueden acabar dañando la transmisión.

Siempre es mejor que un profesional revise cualquier problema de tu coche, para que te diga qué pasos hay que dar para corregir el problema. Las burbujas en el líquido de la transmisión no deben ser ignoradas

¿Cómo puedo evitar las burbujas en el líquido de transmisión?

Hay varias cosas que puedes hacer para evitar que se formen burbujas en el líquido de la transmisión:

  • Asegúrate de que las juntas de la varilla de nivel, del cárter y de los conductos están en buen estado y correctamente selladas.
  • Cambia el líquido a tiempo. No olvides comprobar las juntas al cambiar el líquido
  • No choques con tu coche con demasiada frecuencia, o puede haber fugas alrededor que permitan la entrada de aire en el sistema.

¿Cómo puedo eliminar las burbujas del líquido de la transmisión?

Si ya tienes burbujas en el líquido de la transmisión, puedes probar varias cosas para eliminarlas:

  • Puedes utilizar un aditivo como el sellador de juntas de culata Blue Devil, que ha demostrado su eficacia para sellar pequeñas fugas alrededor de las juntas y otras partes de los vehículos. Pero esto sólo se recomienda si todo lo demás falla, porque estos aditivos no suelen funcionar a largo plazo.
  • También puedes intentar cambiar el líquido de la transmisión y el filtro, lo que eliminará cualquier líquido viejo que pueda estar causando las burbujas.
  • Lleva tu coche a un mecánico para que compruebe si hay fugas de aire. Cuando encuentren el origen de la fuga, podrán arreglarlo.

FAQ

¿Con qué frecuencia debo cambiar el líquido de la transmisión?

Debes cambiar el líquido de la transmisión cada 50.000 km. Sin embargo, esto puede variar según el tipo de líquido utilizado y la marca de tu coche. Consulta el manual del propietario para obtener instrucciones más específicas.

¿El líquido de transmisión puede provocar burbujas en el motor?

No, las burbujas en el motor suelen estar causadas por un problema con las bujías o los inyectores de combustible. Las burbujas en el líquido de transmisión suelen estar causadas por fugas de aire.

¿Puedo lavar el líquido de la transmisión?

Sí, puedes lavar el líquido de la transmisión haciendo funcionar el motor durante unos minutos con el coche en punto muerto. Esto permitirá que se drene el líquido viejo del sistema y se añada aceite nuevo.

Sin embargo, puede ser necesario repetir el proceso varias veces antes de que todo el aceite viejo salga por completo, ya que siempre queda un poco después de cada ciclo (aunque sea sólo un poco).

¿Cuál es el mejor líquido de transmisión?

Los mejores líquidos de transmisión son los que duran mucho tiempo y tienen índices de viscosidad elevados, ya que es menos probable que se estropeen con el tiempo debido a la acumulación de calor durante el uso, lo que podría provocar fugas o problemas aún peores, como el fallo del motor

¿Es mejor cambiar o lavar el líquido de la transmisión?

Depende del vehículo. Algunos coches tienen un tapón de drenaje para el líquido de la transmisión, lo que facilita el cambio o el lavado del líquido de la transmisión.

Otros vehículos no tienen esta característica y requerirán más trabajo, como desmontar partes del coche para poder llegar a todos los componentes y sustituirlos tú mismo (o llevar tu vehículo a un taller de reparación de automóviles).

Conclusión

Las burbujas en el líquido de la transmisión pueden ser preocupantes, pero no te asustes Hay varias cosas que puedes hacer para evitar que se produzcan, y si se producen, hay formas de eliminarlas.

Las burbujas no siempre son peligrosas, pero sin duda son una señal de que algo va mal en tu coche. Si ves burbujas en el líquido de la transmisión, no las ignores: llévalo a un mecánico para que compruebe si hay fugas u otras cuestiones que puedan estar causando el problema.

Para más consejos sobre el coche, consulta estos artículos:

¿Cuánto líquido de transmisión necesito?

¿Has llenado demasiado el líquido de la transmisión? Aquí tienes cómo quitarlo y arreglarlo

Fuga de líquido de la transmisión al aparcar: Causas y soluciones

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Burbujas en el líquido de la transmisión: Lo que debes saber puedes visitar la categoría Generalidades.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir