Cómo Cambiar Una Rueda De Coche

Cuando se pincha una rueda del coche, normalmente es en el momento y lugar más inconvenientes. Podrías estar en la oscuridad, bajo la lluvia o al costado de la autopista. Pero igual, debes estar preparado, así que, aprende a Cómo Cambiar Una Rueda De Coche.

Lo más importante es que sepas lo que haces, y lo hagas de forma segura. Aunque es una tarea bastante sencilla, no debes olvidar nunca el factor seguridad para evitar accidentes o inconvenientes menores.

Y recuerda, si no puedes cambiar la rueda por cualquier circunstancia, debes estar preparado para llamar a un servicio de remolque, o un familiar o amigo que te pueda auxiliar.

Cómo Cambiar Una Rueda De Coche
Cómo Cambiar Una Rueda De Coche
Índice de contenidos

    Cómo Cambiar Una Rueda De Coche

    Antes de comenzar, la preparación es muy importante. Si no has cambiado un neumático antes, presta atención a los siguientes consejos:

    1. Ubicación del coche

    El coche debe estar en un lugar plano y lo más nivelado posible, nada de pendientes, superficies irregulares o baches.

    Esto tiene su motivo. El coche quedará solo apoyado en tres de sus puntos naturales, y otro punto de apoyo creado por ti con la ayuda de tu gato mecánico. Esto significa que no estará del todo balanceado, y por lo tanto, una superficie plana te ayudará a mantener la estabilidad del coche.

    Lo ideal es que estés en piso firme, plano y nivelado para que puedas realizar el trabajo de forma segura.

    2. Asegura la posición

    El coche no debe moverse bajo ningún concepto, cuando estés cambiando la rueda. Para asegurarte de ello, activa el freno de emergencia o freno de mano.

    Además, para asegurar aún más el coche, coloca cuñas u objetos en las tres ruedas restantes, a ambas direcciones de la rueda. Puede ser piedra, madera o cualquier objeto que impida que el neumático ruede hacia atrás y hacia adelante.

    3. Ten tu Kit de emergencia

    Mantén una pequeña hoja de plástico en el automóvil para arrodillarte, un par de guantes para protegerte las manos y una linterna con baterías de repuesto. Si no tienes una hoja de plástico, siempre puedes usar los tapetes de goma que se usan en el piso del interior del coche.

    Además de esto, debes tener lo siguiente para realizar el trabajo:

    • Llave de cruz.
    • Gato mecánico o hidráulico. Para levantar el coche.
    • Llave especial para la tuerca de seguridad.
    • Tuercas para espárragos, de repuesto. En algunos modelos se usan tornillos para sustituir los espárragos. Debes tener tornillos de repuesto en estos casos.
    • Algunas herramientas como alicate mecánico, destornilladores, y llaves combinadas, debes tenerlas siempre en tu kit, aunque para el cambio de rueda no lo necesitarás.
    • Triángulo de seguridad.
    • Llanta de repuesto.
    • Trapos.
    Mira También:
    Cómo Saber si el Compresor del Aire Acondicionado del Coche Está Dañado

    4. El neumático de repuesto

    Primero que todo, debes tener un neumático de repuesto. No podrás hacer el cambio de rueda si no tienes una de repuesto. Pero además, debes asegurarte que su presión sea la correcta.

    Por lo general, al ser una rueda de poco uso, puede desinflarse en su lugar, y no te darías cuenta. Por ello se recomienda chequear la presión periódicamente para asegurar que esté en buenas condiciones en caso de necesitarlo.

    Además, por las condiciones de uso de esta rueda de repuesto, no debes usarla como cualquier otra. Solo debes usarla en los casos en los que se amerite el cambio, y solo para llegar al sitio de reparación y volver a cambiarla.

    5. Activa las luces de emergencia

    Sea de día o de noche, debes activar las luces de emergencia. Estas luces son las que indican que tienes un problema, a los demás conductores. Por tu seguridad y por la de los demás, debes usarlas.

    Nunca intentes cambiar una llanta si tu seguridad personal o la de los demás conductores está en riesgo, o si las herramientas faltan o están en malas condiciones.

    6. Instrucciones paso a paso para cambiar una rueda de coche

    1. Asegúrate de que no haya nadie dentro del vehículo.
    2. Aplica el freno de mano y pon el vehículo en estacionamiento, si es automático, o en primera marcha si es manual.
    3. Activa las luces de emergencia.
    4. Coloca el triángulo de seguridad a unos pocos metros del coche para indicar tu situación.
    5. Bloquea las ruedas del lado que no se levanta, con cualquier objeto.
    6. Quita la tapa del cubo o la cubierta de la rueda si está instalada. Algunos vehículos (en su mayoría 4WD) tendrán una cubierta central; retírala para que las tuercas de las ruedas sean accesibles.
    7. Afloja las tuercas de las ruedas con la llave de cruz para ruedas mientras el vehículo está en el suelo. Pero aun no las quites, solo afloja.
    8. Si las tuercas están demasiado apretadas para aflojarlas con tu llave, ayúdate usando el pie y tu peso, colocando la llave en posición horizontal para tu seguridad. O puedes usar algún tubo como palanca.
    9. Coloca el gato debajo del punto de elevación de tu vehículo en un suelo firme y plano y levanta lentamente el vehículo hasta que veas que la rueda está despegada del suelo. Consulta el manual de tu automóvil si no estás seguro de la ubicación del punto de elevación.
    10. Ya con la rueda suspendida, termina de retirar las tuercas.
    11. Luego tira de la rueda hacia ti y sácala de su posición.
    12. Ahora coloca la rueda de repuesto en la posición de la anterior.
    13. Vuelve a colocar todas las tuercas de la rueda, asegurándote de que vayan en la dirección correcta: afila hacia la rueda y ajusta su posición.
    14. Baja el vehículo con el gato y sácalo. Aprieta las tuercas de las ruedas con tu llave de cruz de ruedas. Nuevamente, puedes pararte en el mango de la llave si es necesario, o ayudarte con una palanca para apretar.
    15. Vuelve a colocar el tapacubos, la tapa de la rueda o la tapa central.
    Mira También:
    Cómo Desinfectar el Coche por Dentro

    Recuerda que el trabajo que estás haciendo, es para poder habilitar el coche y poder llegar a un taller donde te puedan reparar la rueda dañada y volver a hacer el cambio. No puedes usar la rueda de repuesto como las demás.

    Es importante tener en cuenta que este es un neumático temporal y no está diseñado para ser conducido a largas distancias ni a velocidades superiores a 80 km/h.

    Así que, lleva la rueda pinchada a un taller de neumáticos para repararla o reemplazarla. Y volver a colocar la llanta de repuesto en su lugar.

    Cambio de rueda en modelos de coches complicados

    Algunos modelos no tienen espárragos que se extienden desde el buje para colgar la rueda. Este suele ser el caso de los automóviles europeos. En cambio, sus ruedas tienen bridas de centrado con pequeños pasadores que te ayudan a colocar la rueda.

    El juego de herramientas incluye un pasador más largo que se atornilla en un orificio de perno. Levantar la rueda sobre esto lo alinea perfectamente, pero ayuda mucho si se hace entre dos personas: una persona para maniobrar la rueda y la otra para guiarla.

    Para evitar robos, muchas llantas de aleación tienen tuercas de bloqueo que no se ajustan a un casquillo o abrazadera de rueda estándar. Cuando compres un automóvil con aleaciones, verifica que la abrazadera de la rueda o el casquillo coincidan con las tuercas de bloqueo de la aleación.

    Montaje de una rueda pesada

    Recomendamos que este tipo de trabajo se haga entre dos personas, ya que es un trabajo bastante complicado. El peso de la rueda no permite tener la misma movilidad que en los casos de ruedas pequeñas.

    Además, el tamaño hace aún más difícil su manipulación. Aunque los pasos y la preparación previa sigue siendo la misma.

    Para Cerrar

    También te puede interesar Autos Modificados, Las 12 Modificaciones Para Tu Vehículo Permitidas

    Si no manejas con frecuencia, puedes sentir que la habilidad requerida para cambiar una llanta no es necesaria para ti. Si tu pareja conduce el automóvil con más frecuencia que tú, puedes pensar que es su trabajo cambiar la llanta.

    Sin embargo, la situación de "pinchazo" puede afectar a cualquiera, en cualquier momento, independientemente de que conduzcas el automóvil a la vuelta de la esquina o en un largo viaje. Lo mejor, es estar preparado.

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información