¿Es Normal Que Baje El Líquido Refrigerante?

¿Alguna vez te has preguntado si es normal que baje el líquido refrigerante de tu vehículo? Esta pregunta es muy común en la mayoría de los automovilistas, ya que en ocasiones pueden notar que esto ha ocurrido de manera considerable desde la última vez que chequean su coche.

Si tú eres uno de ellos y quieres saber la respuesta, has llegado al sitio indicado. Aquí te explicaremos porque ocurre este descenso del líquido refrigerante, si es normal y que puedes hacer para solucionarlo por tu propia cuenta.

Es normal que baje el liquido refrigerante

¿Es algo normal?

El líquido refrigerante no se consume en operaciones normales del día a día, pero algunos automóviles van exhibir una ligera pérdida a lo largo del tiempo. Mientras que algunos argumentarán que, en el nivel molecular, ningún sistema está completamente sellado. Pero, cuando tu vehículo sale de la fábrica, el sistema es esencialmente libre de fugas.

Sin embargo, esto no significa que se queda de esa manera para siempre. La mayor parte de los componentes del sistema están hechos de metal, pero en los puntos de conexión se usan sellos de goma y mangueras que con el tiempo son susceptibles a la degradación y pueden causar fugas menores.

Aun así, estos pequeños escapes pueden tardar años en ser evidentes para el conductor y no representarían una situación en la que es normal que baje el líquido refrigerante considerablemente.

Por ello, a lo largo de este articulo te vamos a explicarte para qué es el refrigerante y exploraremos las posibles causas por las que ocurren perdidas del mismo, así como las formas para solucionar las anomalías.

¿Qué hace el refrigerante del motor?

El refrigerante utilizado en la industria automotriz tiene tres tareas principales, las cuales son:

  • En primer lugar, para evitar que los fluidos dentro del motor y el sistema de enfriamiento se congelen.
  • En segundo lugar, para proteger los motores de combustión interna y sus componentes del sistema de enfriamiento de la corrosión.
  • Y en tercer lugar, garantiza que el aceite mantenga sus especificaciones de lubrificación, así como la limitación de la expansión del motor por calor.

En otras palabras, los motores de combustión interna queman los combustibles fósiles para generar energía, pero solo se usa aproximadamente un tercio de esta energía para mover el vehículo, el resto se convierte en exceso de calor.

Entonces, la mitad del mismo sale a través del sistema de escape y el resto calienta los componentes del motor. Por este motivo, se necesita un líquido de transferencia de calor para absorber el exceso retenido en dicho motor.

En este sentido, el líquido se distribuye a través del sistema de enfriamiento, donde el calor se traslada al radiador, que lo disipa a través de las aletas de enfriamiento en la atmósfera, de allí su importancia.

¿Cómo diagnosticar la pérdida del refrigerante?

Localizar el depósito del líquido refrigerante y chequear si tiene el nivel correcto es muy sencillo, por lo general la tapa es de color (azul, negro o amarillo), posee un símbolo de temperatura y por encima de allí se estampa el símbolo del líquido.

Otro factor que te permite identificar fácilmente el depósito es el color característico del líquido refrigerante y se puede ver desde el tanque de refrigeración que a menudo es transparente. Si el nivel está por debajo del mínimo debes chequear los componentes que se detallan más adelante en busca de posibles problemas de fugas.

De la misma manera,  entre una revisión y otra es normal que baje el líquido refrigerante debido a: Evaporación, el consumo del motor; o una posible perdida. Obviamente es normal por un tiempo y de hecho, hay una gama de tolerancia que los fabricantes dan como “el consumo fisiológico” o consumo por uso cotidiano.

Posibles causas de perdida

El sistema de refrigeración de tu vehículo ayuda a mantener el calor del motor a los niveles recomendados para el funcionamiento óptimo del mismo. Este sistema incluye:

  • Un radiador.
  • Una bomba de agua.
  • Un depósito de desbordamiento.
  • Termostato.
  • Sensor de temperatura.
  • Mangueras y canales en el propio motor para eliminar el calor.

Por ejemplo, el termostato se abre a una temperatura preestablecida durante el funcionamiento del motor para permitir que entre el refrigerante. De igual manera contribuyen el resto de los componentes antes mencionados para el funcionamiento adecuado de tu coche.

Sin embargo, cualquier número de causas pueden hacer que disminuya a niveles inadecuados para el funcionamiento normal del coche, por lo que no es normal que baje el líquido refrigerante y entre esas posibles causas están:

1.     Depósito de desbordamiento

La mayoría de los depósitos de desbordamiento vienen equipados con un pequeño tubo que permite que el refrigerante se escape si el motor se calienta lo suficiente y el refrigerante se expande más allá de la marca de lleno en el depósito de rebose. Esto puede pasar en días de mayor calor cuando también usas tu aire acondicionado.

Debido a esto, debes verificar el nivel del depósito periódicamente para asegurarte de que el refrigerante esté entre las marcas mínima y máxima del mismo. Además, debes usa la mezcla recomendada de refrigerante y agua para tu vehículo, así como llenar el depósito hasta el punto adecuado.

2.     Fugas del radiador

Otro posible problema pueden ser las pequeñas fugas por orificios en el radiador que causan el descenso del líquido refrigerante. Es posible que estas fugas no puedan ser detectadas durante el funcionamiento, ya que el líquido se escapará cuando el automóvil esté circulando con carga.

Sin embargo, después de la operación del vehículo, notaras que el radiador desprenderá un olor húmedo, caliente y mostrará signos de fugas debajo, y estas crecerán si no se reparan rápidamente. Por ello, es recomendable que remplaces el radiador o hazlo reparar en un taller que se especialice en este tipo de reparaciones.

3.     Junta de culata con fugas o fundida

Una junta de culata con fugas o defectuosa hará que el agua se filtre en las áreas del bloque donde, por supuesto, no fue diseñado para ir. Esto hará que baje el líquido refrigerante sin que se noten fugas debajo del depósito del mismo, de las mangueras o el radiador.

De esta manera, para poder comprobar si hay una junta de culata defectuosa, tira de la varilla medidora de aceite y observa el color del mismo al final de esta. Si tiene un aspecto lechoso o aparecen burbujas de agua, son indicios de que la junta de la culata está fundida.

En cualquieras de estos casos, debes remplazar la pieza dañada, ya que no es normal que baje el líquido refrigerante por esta causa y hay que corregirla rápidamente. Te recomendamos que esto lo haga un profesional en la materia para poder tener un remplazo adecuado de las juntas de la culata.

4.     Mangueras y conexiones

Un problema muy común son las mangueras y conexiones por las que circula el líquido refrigerante. Por ello, verifica todas las conexiones donde las mangueras se acoplan al radiador y al motor, de ser necesario toma nota si ves algún líquido alrededor de estas áreas.

Además, incluye la inspección de la manguera del radiador durante los cambios de aceite o los ajustes para evitar problemas con el sistema de enfriamiento en el futuro. Entonces, es posible que las mangueras defectuosas no muestren fugas hasta que el motor esté encendido, si este es el caso, remplaza las abrazaderas de manguera o las mangueras defectuosas.

5.     Tapón de radiador

Si la tapa del radiador funciona mal entonces es normal que baje el líquido refrigerante; pero sabemos que esto no es lo adecuado y por supuesto es un inconveniente serio. Sin embargo, La solución es muy sencilla, simplemente sustitúyela y para ello debes comprar una nueva en las tiendas de autopartes por un pequeño costo.

Nota: Nunca quites la tapa del radiador después de que el automóvil se haya apagado, ya que el sistema está bajo presión. Primero espera hasta que el radiador esté frío al tacto y luego retírala.

En conclusión

Ya pudiste notar que no es normal que baje el líquido refrigerante de tu vehículo y esto puede deberse a diversas situaciones, pero cualquiera que sea la causa es un problema que puede resolverse en muchos casos de una manera sencilla y en otros tendría que hacerse una reparación mayor.

Sin embargo, siempre te recomendaremos que si la reparación es sencilla y te atreves a realizarla por ti mismo tomes las medidas de seguridad necesarias, en caso contrario lleva tu coche a un experto.

También te puede interesar: Líquido Refrigerante / Anticongelante. Importancia, Tipos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información