Peugeot 308: Opiniones, Pros Y contras

¿Vale la pena comprar un Peugeot 308 de segunda generación? Hay coches en el mercado que envejecen con mucha suavidad y aún ofrecen un diseño interesante. Sin embargo, ha llegado el momento para ellos y están siendo reemplazados por una nueva generación.

Esta es una gran oportunidad para comprar un auto del mercado de accesorios que ya no será la generación actual, por lo que el precio bajará, pero por otro lado, seguirá siendo fresco y atractivo. Un ejemplo perfecto es el Peugeot 308 de segunda generación del cual te hablaremos en este artículo.

Peugeot 308

Índice de contenidos

    Diseño

    La segunda encarnación del Peugeot 308 rompe con el conservadurismo que era dominio de sus predecesores. En primer lugar, se volvió menos “francés”, ganó ligereza, líneas agresivas y consiguió motores realmente potentes.

    El nuevo Peugeot fue tan apreciado que fue nombrado Coche del Año 2014. Poco después del estreno del hatchback, se presentó la variante familiar (SW). También rompe con el concepto conocido del 307/308 I, cuyas versiones familiares tenían más en común con las minivans y podían transportar hasta 7 personas.

    El 308 II SW ya es una camioneta compacta de 5 plazas con un maletero regular y espacioso con una capacidad de 610 litros. Las capacidades de transporte hatchback también una sorpresa positiva: el conjunto de personas llevará a bordo 420 L.

    Es difícil mirar el coche, la suspensión suave y “francés” desde la comodidad de un predecesor conocido. El Peugeot 308 II ha mejorado la precisión de la dirección hasta tal punto que el coche se pega a la carretera incluso en curvas agresivas.

    La mayoría de los modelos son para ruedas grandes de fábrica, lo que, desafortunadamente, aumentará los costos de reemplazo de llantas. Otra ventaja son los frenos efectivos y, hasta ahora, duraderos.

    Aunque no lo demuestra, el Peugeot 308 II en el mercado primario ha terminado. En muchos aspectos, fue un modelo innovador, cuyas soluciones se transfirieron más tarde al nuevo Peugeot, por lo que incluso hoy impresiona por su carácter innovador.

    Interior

    Peugeot 308

    El Peugeot 308 II se diferencia significativamente de la primera generación en el interior. Básicamente todo ha cambiado. Los relojes se movieron más arriba, por encima del volante, que se volvió sorprendentemente pequeño.

    Curiosamente, los aspectos positivos prometidos de esta solución funcionan en promedio en la realidad: algunos conductores tienen que bajar el volante de manera poco natural para ver los relojes.

    Peugeot se ha movido con los tiempos y esta vez apostó por el minimalismo del habitáculo. Hay pocos botones y todo el automóvil se maneja mediante una pantalla táctil de 9,7 pulgadas ubicada en el centro del tablero, es decir, sistema de aire acondicionado, navegación, radio, así como dispositivos externos conectados.

    Mira También:
    Peugeot Rifter: Opiniones, Pros Y Contras

    Por otra parte, los materiales del interior y la calidad de su montaje merecen elogios; en este sentido, el Peugeot 308 de segunda generación se ha acercado a sus competidores alemanes. Sin embargo, no brilla en términos de amplitud, especialmente en la parte trasera del automóvil, donde a los pasajeros les cuesta colocar cómodamente las rodillas.

    Esto no se aplica a la camioneta con una distancia entre ejes significativamente más larga. Más por los sillones espaciosos y bien perfilados, que incluso podrían tener una función de masaje. Adicional, las capacidades del maletero merecen un reconocimiento: son 420 l (hatchback) y 610 l (camioneta).

    La última versión también gana puntos con su forma ajustable y compartimentos que crean espacio para artículos pequeños. El movimiento de artículos más grandes en el hatchback se ve obstaculizado por las cubiertas de los soportes traseros que sobresalen. Más por un buen ancho de la abertura de carga.

    Motores

    Bajo el capó del Peugeot 308 de segunda generación, había dos motores de gasolina y varias variantes diésel. Empecemos por las motos de gasolina, más concretamente la 1.2 PureTech de tres cilindros, desarrollada por ingenieros de PSA. Este motor genera 110 o 130 CV, proporcionando un rendimiento suficiente.

    Es un diseño bastante exitoso y los usuarios del Peugeot 308 no informan problemas graves o fallas comunes. La condición es, por supuesto, cambios regulares de aceite y filtro. La gama se completa con el motor 1.6 Turbo desarrollado conjuntamente con BMW, que genera de 155 a unos impresionantes 272 CV.

    Desafortunadamente, esta unidad tiene un gran problema con el estiramiento de la cadena de distribución, lo que genera considerables costos operativos. Sin embargo, si alguien está buscando una copia de final de producción y tiene cuidado al comprarla, puede encontrar una muy buena con muchas correcciones. De todos modos, el juego vale la pena.

    En cuanto a las variantes diésel del Peugeot 308, no hay mayores comentarios. Incluso los mecánicos no tienen objeciones a estas unidades. La oferta se abre con el muy económico y tranquilo en su naturaleza 1.6 HDI que genera 92-120 HP. Este es el motor para aquellos que prefieren conducir tranquilamente por la carretera.

    Por otro lado, para aquellos que prefieren un poco más de dinámica, está diseñado el motor 2.0 GDI de 150 a 181 CV. Tiene un apetito levemente mayor por el combustible, pero se amortiza con un rendimiento casi deportivo. En 2018, la gama se completó con el diésel 1.5 HDI de 130 CV, que se ofrece en Peugeot (y no solo) hasta el día de hoy.

    Mira También:
    Peugeot 508: Opiniones

    Estas son construcciones muy sólidas y sin problemas que obviamente requieren cambios de aceite regulares. De vez en cuando, también habrá un gasto mayor en forma de reemplazo del volante de inercia de doble masa  y regeneración de inyectores o turbocompresores.

    Fallos típicos

    Si encuentras un Peugeot 308 con un kilometraje bajo (documentado), no tienes que preocuparte por fallas graves. La situación es un poco peor con los modelos con motor 1.2 PureTech de alto kilometraje. Mal usado, con poco mantenimiento (intervalos prolongados de cambio de aceite) estas unidades tienen problemas con las juntas de la culata de cilindros y fugas de aceite.

    La sincronización también es problemática, aunque está en la correa, pero en un baño de aceite, lo que se traduce en un reemplazo costoso. El motor 1.6 tiene una opinión ligeramente mejor con recorridos más largos, pero vale la pena tener en cuenta que los depósitos de carbono en el sistema de admisión se acumulan con bastante frecuencia y de buena gana.

    Por el contrario, los motores diésel tienen una reputación impecable, aunque su mantenimiento puede resultar caro si se descuida. ¿Qué otra cosa? Electrónica. Este es el talón de Aquiles de la mayoría de los automóviles franceses y, lamentablemente, lo mismo ocurre con el Peugeot 308 de segunda generación.

    El sistema multimedia requiere algo tiempo y paciencia para acostumbrarte. Todos los interruptores, sensores y relés también ponen a prueba esta paciencia. Estos no son problemas graves del Peugeot 308, pero sí muy molestos, y no todos los mecánicos son capaces de resolverlos de manera eficiente, rápida y económica.

    Nuestra opinión

    El Peugeot 308 de segunda generación es una propuesta muy interesante para un automóvil del mercado secundario. El automóvil tiene muchas ventajas y ciertamente no será una decepción para alguien que esté buscando un automóvil único e interesante. Pero, si logras golpear un ejemplar con un motor diesel fuerte, bajo kilometraje y buen equipamiento, el 308 servirá durante muchos años con comodidad, dinámica y bajo consumo de combustible.

    También puede interesarte: Mazda CX-5 (2012-2020): Opiniones, Pros Y Contras

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información