Cómo Elegir Un Coche Correctamente. Consejos y Trucos

Al contrario de lo que mucha gente piensa, saber Cómo Elegir Un Coche no suele ser tan fácil. Al fin y al cabo, se trata de una compra que suele implicar el compromiso de una gran parte del presupuesto y que incide directamente en las finanzas de la mayoría.

Por lo tanto, es necesario conciliar deseos y necesidades para poder tomar la mejor decisión posible. Debes evaluar muy bien cada uno de los puntos que a continuación te presentamos, para que puedas seleccionar el mejor coche para ti.

¿Estás en esta fase de búsqueda de un coche y aún tienes muchas dudas? Entonces te podrán servir los consejos que te mostraremos a continuación para ayudarte a elegir el mejor modelo de coche.

Cómo Elegir Un Coche
Cómo Elegir Un Coche Correctamente
Índice de contenidos

    Cómo Elegir Un Coche

    Comprar un coche es una inversión que no puedes tomar a la ligera. Incluso teniendo buenos ingresos, el gasto de un coche es considerable. Por eso, debes tomar muchos puntos en cuenta para dar ese paso con seguridad. A continuación nuestras recomendaciones.

    1. Ten en cuenta tu presupuesto actual

    Un automóvil que ofrece lo mejor en términos de comodidad y tecnología de seguro te conquistará de inmediato. Eso es porque un acabado Premium, sistemas multimedia, ruedas, techo e incluso asientos inteligentes causan una impresión realmente difícil de ignorar.

    Pero no puedes dejarte llevar por todo esto y olvidarte del presupuesto. Así, cuando menos te des cuenta, terminarás pagando mucho más de lo que tenías presupuestado.

    Así que contrólate. Cíñete a tus términos iniciales, haz una proyección de cuánto puedes invertir en tu coche y respeta este límite. Sabemos que es difícil, pero es la única manera de que no quedes esclavizado pagando un coche que no cabe en tus finanzas.

    2. Comprende los métodos de pago

    Saber cuánto tendrás que pagar por un coche es esencial, pero tan importante como conocer el valor total, es saber cómo se realizará este pago. Recuerda que no todos podemos pagar un coche al contado, así que la financiación es parte del paquete la mayoría de las veces.

    La gran ventaja de la financiación es que puedes conducir tu propio coche en muy poco tiempo. Para ello, basta con registrarse y cumplir con los trámites burocráticos exigidos, que por lo general son bastantes.

    Debes dar un pago inicial considerable y ser consciente del interés de la transacción para no complicar tu presupuesto a lo largo de los años. Y a su vez, debes calcular a tu propio criterio, en cuanto tiempo podrías liberar completamente el préstamo para considerar el coche como propio.

    También te puede interesar Cómo Comprar Coche en Alemania. Consejos

    3. Considera los gastos adicionales

    En la práctica, los gastos del vehículo apenas comienzan cuando realizas la compra. Dependiendo del modelo de coche elegido, los gastos con impuestos, seguro, mantenimiento y combustible pueden convertir lo barato en caro o hacer que valga la pena pagar la diferencia en poco tiempo.

    Por ejemplo, un coche importado de 10 años de vida se puede vender por el mismo precio que un “0” kilómetros de los populares. El detalle es que, aunque esté muy bien cuidado, ofrezca lujo y un rendimiento muy superior, los gastos de gasolina y mantenimiento son mayores y eso no es conveniente para muchos.

    Por lo tanto, infórmate sobre el período de garantía de los modelos, investiga el costo promedio de su mantenimiento, así como los valores de impuestos, las tasas de consumo de combustible e incluso obtén una cotización para un seguro de coche.

    Considerar todos estos gastos al principio, es mucho mejor que comprar un coche que luego no puedes mantener.

    4. Considera el valor de reventa

    Por supuesto, todos sabemos que un coche es una gran inversión, pero de seguro no te quedarás con el mismo modelo toda tu vida. El deseo de comprar un vehículo más moderno y seguro, o simplemente querer comprar un automóvil mejor en el futuro, es bastante común entre los usuarios, y querer cambiar el automóvil después de unos años, es algo normal.

    Mira También:
    Cómo Lavar el Coche Correctamente en 3 Pasos

    Para esto, es importante considerar las posibilidades de revender tu automóvil en el futuro. Y eso significa comprender cómo se devalúa a sí mismo. En general, la depreciación del valor del vehículo es del 10% anual, siendo mayor en los primeros 3 años.

    Sin embargo, es necesario considerar que los autos populares, aquellos con alta demanda, tienen una devaluación más lenta. Por otro lado, aquellos modelos menos buscados tienen una depreciación mucho mayor.

    Toma en cuenta todo esto antes de decidirte por tu coche.

    Cómo Elegir Un Coche
    Elegir Un Coche

    5. Considera cuántas personas usarán el coche

    Si tienes pensado comprar un coche para la familia, debes buscar un modelo que sea lo suficientemente grande para todos. Que cada miembro de la familia pueda ir en el coche sin problemas, incluyendo tus mascotas.

    Si solo lo usarás tú, tener un modelo muy grande sería un desperdicio de espacio y peso, con el correspondiente gasto energético que esto implica. Recuerda, los automóviles más robustos tienen un mayor consumo de combustible y pueden requerir más cuidado con su mantenimiento.

    Por ello, adapta el coche de tus sueños, a la cantidad de personas que consideras que usarán el coche. Si solo lo usarás para ir al trabajo, te servirá un coche pequeño que consuma poco combustible y puedas mantenerlo sin problemas.

    6. Considera la rutina de uso

    ¿Cuál es el propósito de tener el auto? Si deseas ir y venir del trabajo o la universidad todos los días, haciendo un viaje muy corto, un modelo económico y compacto será suficiente.

    Si tu intención es viajar, con una familia numerosa, puede ser interesante buscar un poco más de espacio y fuerza. En este caso, ¿Qué tal un SUV o algún otro modelo con espíritu aventurero, que pueda ofrecer accesorios muy útiles para estos viajes?

    Por supuesto, también puedes buscar una mezcla entre las necesidades rutinarias y las salidas de fines de semana y los viajes largos. Es posible encontrar el equilibrio ideal para la vida en la ciudad y en la carretera, sobre tierra o asfalto.

    Recuerda que existen coches para cada ocasión y necesidad, y solo debes buscar bien.

    7. Evalúa autos nuevos y usados

    Siempre pensando en tu bolsillo, debes hacer una comparación entre un modelo nuevo y el mismo auto, solo con unos pocos años de uso. A menudo es posible conseguir por mucho menos dinero, un coche con un desgaste mínimo e incluso en garantía.

    Al comparar modelos idénticos, con las mismas características y opciones, es fácil entender que vale la pena comprar un auto usado a un precio muy por debajo del precio de mercado.

    Está claro que los vehículos usados, incluso aquellos con poco kilometraje, requieren un cuidado aún mayor en cuanto a documentación, mantenimiento y nivel de conservación. Además, se debe prestar atención a la elección del vendedor adecuado.

    Pero aún puedes encontrarte con situaciones en las que el modelo en venta valga la pena correr ese riesgo. Así que evalúa siempre ambas posibilidades.

    8. Exige siempre la máxima calidad

    Los modelos económicos, suelen tener menos lujos, además de materiales más económicos en la composición de paneles, molduras, manijas de puertas, elementos de rendimiento y comodidad en general.

    Lo importante es considerar si el bajo valor compensa la ausencia de cierto equipamiento y, además, si es posible mejorar el coche poco a poco con costes controlados.

    Mira También:
    Cómo Saber Cuántos Caballos De Fuerza Tiene mi Coche

    Puedes optar por comprar un automóvil sin elevalunas eléctricos de 4 puertas, por ejemplo. Pero, ¿será posible realizar esta modificación en el futuro a bajo coste y de forma segura?

    Algunos casos son fáciles de resolver, alarmas o radios e incluso computadoras de a bordo se pueden comprar por separado. Pero no ocurre lo mismo con los elementos más sofisticados, como los airbags y otros dispositivos de seguridad.

    El nivel mejora a medida que recorres la gama de productos de los fabricantes de automóviles, y también puede ser bastante diferente de la competencia, incluso en automóviles que deberían combinarse en todo.

    Lo ideal es considerar los mejores atributos entregados en cada detalle, ya que esto va mucho más allá de la comodidad. Recuerda, una mayor calidad casi siempre significa un automóvil con mejor rendimiento y menos problemas de mantenimiento.

    9. Mantén el foco en la seguridad

    Otro tema directamente relacionado con la calidad es, por supuesto, la seguridad. Los equipos cuya eficiencia está debidamente probada y garantizada son grandes aliados no solo para ti, sino para todos los involucrados en el tráfico.

    La buena noticia es que la preocupación por la protección de las personas ha crecido mucho en las últimas décadas, incluso haciendo obligatorios los airbags delanteros y los frenos ABS en los coches.

    Más allá de estos elementos, cuanta más seguridad pueda ofrecer un modelo, será mejor para ti, aunque también será más costoso.

    10. Si puedes probarlo, hazlo

    Los concesionarios tienden a separar copias de los modelos más vendidos para el servicio inmediato, además de programar normalmente sin problemas las pruebas de otros, que en un principio son menos accesibles.

    Este es el momento de evaluar elementos principalmente dinámicos, aquellos que marcan la diferencia cuando el automóvil está en movimiento.

    Incluso si, en el papel, un vehículo tiene un motor ligeramente mejor que otro, es con las manos en el volante que realmente sabrás si es mejor o no. Siente también los pedales, el asiento y la visibilidad alrededor del coche para que, al final, tengas más propiedad para decir qué modelo te gusta más.

    11. Evita comprar de inmediato

    Aunque te guste lo que ves después de una prueba de manejo, no tomes la decisión de inmediato. De cara al vendedor, con la presión de una buena experiencia aún reciente, las condiciones de pago simplificado, e incluso el café del concesionario, es posible que no tomes la mejor decisión.

    Tómate el tiempo para evaluar todo con calma y, si es necesario, retrocede, anota, negocia, investiga y compara competidores.

    Por mucho que tengas una necesidad inmediata del automóvil, tómate al menos unas horas para el proceso, considerando los pros y los contras más de una vez.

    12. Busca un buen concesionario

    Es simplemente fundamental buscar buenas referencias en agencias y concesionarios. Después de todo, el historial de ventas es lo que construye la reputación del establecimiento en el mercado.

    Como tiene un nombre que proteger, la tienda no cederá ningún coche en malas condiciones a sus clientes. Tratando con una buena empresa, la calidad está garantizada.

    Sabiendo esto, consulta con amigos y conocidos que hayan realizado una reciente adquisición en este sector. Además, ten cuidado si el precio del automóvil ofrecido por la empresa es mucho más bajo que el precio promedio del mercado, especialmente si el vehículo aparentemente está en buenas condiciones.

    ¿El concesionario ofrece demasiados descuentos? Debes estar atento a su reputación y a la calidad de sus coches.

    Cómo Elegir Un Coche
    Cómo Elegir Un Coche

    13. Revisa la documentación

    Muchas tiendas de autos usados ​​pasan vehículos según patrones de envío, esto significa que pertenecen a terceros. Con eso en mente, asegúrate de conocer realmente la situación del vehículo.

    Mira También:
    Cómo Saber El Código De La Llave De Tu Coche

    Para ello, solicita el documento del vehículo y anota su número VIN. Con este dato en la mano, comprueba si el vehículo no tiene problemas en el DGT. Incluso en situaciones que parecen muy ventajosas y rápidas de negocio, como en ferias, vale más revisar la documentación detenidamente.

    Por mucho que el vendedor afirme que todos los autos han sido revisados ​​y están a nombre de la tienda, no te dejes convencer fácilmente. Ten cuidado y exige los documentos para realizar tu propia investigación.

    14. Verifica el kilometraje

    En las ventas de coches usados, verás muchos autos que lucen perfectos. Si te gusta uno, miras el kilometraje y de seguro verás que ha viajado muy poco. Luego, el vendedor dice que el antiguo propietario casi no usó el automóvil, que solo estaba en el garaje.

    Así, todo parece un sueño. El coche que te gusta, que fue usado muy poco y que tiene un muy buen precio. Pero tómatelo con calma. No cuesta nada sospechar de estos vehículos que muestran un bajo kilometraje en el tablero.

    Como sabrás, es posible alterar el odómetro. Y, lamentablemente, muchas personas malintencionadas lo hacen.

    Para tener una base, por lo tanto, recuerda que, en promedio, el recorrido de un vehículo puede variar entre 10 y 15 mil kilómetros por año. Para estar seguro, lleva un mecánico de confianza para que realice una evaluación técnica y te ayude a elegir.

    15. Identifica daños graves por colisión

    Las colisiones graves, que pueden provocar daños que devalúan el coche, suelen dejar huellas incluso después de una buena renovación. Para identificar estos rastros, realiza una inspección a la luz del día, con la pintura del vehículo seca y limpia.

    Primero busca diferencias de color. Además, evalúa la simetría en el montaje de diferentes partes del automóvil, como puertas, faros, capó y parachoques. También observa si hay ondulaciones en la carrocería.

    Golpear la carrocería ayuda a saber si se ha aplicado masilla plástica, ya que el ruido en estos puntos es diferente. Si bien esto puede afectar el precio de compra, lo más importante es evaluar si la estructura del vehículo se ha dañado.

    Si aún tienes sospechas, puedes pedirle a un mecánico de confianza que le eche un vistazo o simplemente pasa a otro automóvil.

    16. Verifica las características de desgaste

    En el caso de autos usados, evalúa si el desgaste coincide con la fecha de fabricación. En este sentido, el paso más sencillo es evaluar el estado de los neumáticos: una superficie irregular puede revelar problemas de alineación y suspensión.

    Para revisar los amortiguadores, usa tu peso corporal para empujar hacia abajo cada guardabarros. En perfecto estado, el coche se balanceará y volverá a su posición normal. Si no deja de balancearse, es porque los amortiguadores ya necesitan ser reemplazados.

    Recuerda que también puedes aprovechar la prueba de manejo para evaluar el estado general del vehículo.

    Para Cerrar

    También te puede interesar El Odómetro, Qué es, Cómo Funciona y Tipos de Odómetros

    Finalmente, vale la pena recordar que esta no es una compra completamente racional. Si el modelo de automóvil que has elegido satisface todas tus necesidades, pero no te sientes bien al sentarte en el asiento del conductor, puedes apostar que los defectos no tardarán en llamar tu atención.

    El modelo de coche adecuado para ti es, por lo tanto, el que combina las mejores condiciones para tu rutina y la de los cercanos, con la realidad de tu bolsillo. Por lo tanto, elige el que mejor se adapte a todo esto y aún te brinde el máximo placer al volante.

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información