El neumático no sale: esto es lo que hay que hacer

Es una situación frustrante cuando el neumático de tu coche, o más bien la rueda entera, no sale. Esto no es un gran inconveniente cuando cambias el juego de neumáticos de invierno y de verano en casa, pero si te pilla la lluvia con un pinchazo, puede ser una experiencia muy mala.

El primer método consiste en patear el flanco del neumático en diferentes zonas para intentar aflojar los tornillos. El segundo consiste en llave de neumáticos extensibleo, en su defecto, un tubo de acero que puedes deslizar sobre la llave en cruz y utilizar para hacer más palanca.

Te daremos instrucciones paso a paso sobre cómo desmontar un neumático de coche que está atascado. Mantén la seguridad y la calma: ¡te ayudaremos a volver a la carretera en un abrir y cerrar de ojos!

Índice de Contenido
  1. ¿Cómo funcionan los neumáticos de un coche?
  2. ¿Cómo están conectados los neumáticos al coche?
  3. ¿Cómo se desgastan los neumáticos?
  4. ¿Con qué frecuencia debo revisar mis neumáticos?
  5. ¿Qué herramientas necesito para sustituir un neumático?
  6. Cómo sustituir un neumático
    1. 1. Afloja las tuercas de los neumáticos
    2. 2. Levanta el coche con un gato
    3. 3. Retira las tuercas de las ruedas
    4. 4. Retira el neumático
    5. 5. Instala el nuevo neumático
    6. 6. Aprieta las tuercas de los tacos
    7. 7. Baja el coche
    8. 8. Prueba de conducción
  7. ¿Qué hacer si el neumático no sale?
  8. ¿Puedo dañar mi neumático con un soplete?
  9. Preguntas frecuentes
    1. ¿Con qué frecuencia debo sustituir las tuercas de los neumáticos?
    2. ¿Cómo puedo evitar la corrosión en las tuercas de los neumáticos?
    3. ¿Cómo puedes saber si tus neumáticos están mal?
    4. ¿Se puede parchear un neumático?
    5. ¿Cuál es la diferencia entre parchear y tapar un neumático?
  10. Conclusión

¿Cómo funcionan los neumáticos de un coche?

Los neumáticos son una de las partes más importantes de un coche, y desempeñan un papel vital para mantener la seguridad del vehículo en la carretera. Proporcionan tracción y agarre a la superficie de la carretera, lo que ayuda a evitar el derrape y el deslizamiento.

Los neumáticos también ayudan a absorber los impactos de los baches de la carretera, lo que puede proteger a los pasajeros del coche.

Para entender cómo funcionan los neumáticos, es importante conocer un poco su construcción. Los neumáticos se componen de tres partes principales: la banda de rodadura, la carcasa y el talón.

La banda de rodadura es la parte del neumático que entra en contacto con el suelo. Está formada por diferentes tipos de materiales, como el caucho, el nailon o el acero, y está diseñada para dar al neumático tracción en la carretera.

La carcasa es el cuerpo principal del neumático, y está formada por cuerdas de tela o de acero que se enrollan entre sí. El talón es la parte del neumático que se asienta en la llanta de la rueda, y ayuda a mantener el neumático en su sitio.

Cuando se conduce un coche, el peso del vehículo presiona los neumáticos, lo que hace que se deformen ligeramente. Esta deformación crea una pequeña cantidad de fricción entre la banda de rodadura y el suelo, que ayuda a impulsar el coche hacia delante.

Al mismo tiempo, la carcasa del neumático se flexiona y expande al pasar por los baches de la carretera, lo que ayuda a absorber los impactos y a proteger a los pasajeros dentro del coche.

Los neumáticos son uno de los elementos de seguridad más importantes de un coche, y desempeñan un papel fundamental para mantener la seguridad del vehículo en la carretera. Es importante comprobar regularmente el estado de los neumáticos y sustituirlos cuando se desgasten.

¿Cómo están conectados los neumáticos al coche?

Los neumáticos están unidos al coche mediante el uso de tuercas. Las tuercas son grandes tuercas roscadas que se utilizan para fijar los neumáticos a las ruedas del coche. Se colocan en los espárragos de la rueda y se aprietan con una llave.

Las tuercas de los neumáticos deben estar apretadas con el par de apriete adecuado para que los neumáticos queden bien sujetos al coche. Si están demasiado flojas, los neumáticos pueden salirse de los tacos durante la conducción, lo que puede provocar un accidente grave.

Si están demasiado apretados, los tacos pueden romperse, lo que también puede provocar un accidente.

Es importante que compruebes regularmente el estado de tus tuercas de oreja y que las sustituyas si están dañadas o peladas. Las tuercas dañadas o peladas pueden ser muy difíciles de quitar, y pueden hacer que los neumáticos se salgan del coche durante la conducción.

¿Cómo se desgastan los neumáticos?

Los neumáticos están hechos de goma, que es un material flexible y duradero. Sin embargo, el caucho no es indestructible, y acabará por romperse con el uso constante.

La banda de rodadura de un neumático se desgasta con el tiempo al entrar en contacto con el suelo. El ritmo de desgaste de la banda de rodadura depende de varios factores, como el tipo de carreteras por las que conduces, la cantidad de peso que soporta tu coche y la frecuencia con la que utilizas los frenos.

A medida que la banda de rodadura se desgasta, se vuelve más fina y menos eficaz para proporcionar tracción en la carretera.

¿Con qué frecuencia debo revisar mis neumáticos?

Es importante que compruebes el estado de tus neumáticos con regularidad y que los sustituyas cuando se desgasten. Dependiendo de la frecuencia con la que utilices tu coche, es posible que tengas que sustituir los neumáticos cada pocos años.

Puedes comprobar el estado de tus neumáticos mirando la profundidad del dibujo. La profundidad del dibujo es la distancia entre la parte superior de la banda de rodadura y la parte inferior del surco.

Si la profundidad de la banda de rodadura es inferior a 2/32 de pulgada, se considera que el neumático está pelado y debe ser sustituido. Puedes medir la profundidad de la banda de rodadura con un medidor de profundidad de la banda de rodadura, que se puede comprar en la mayoría de las tiendas de recambios de automóviles.

¿Qué herramientas necesito para sustituir un neumático?

Imagen Título Precio Comprar
Imagen del producto BIG RED T43202 Soportes de acero para gatos Torin: capacidad de 3 toneladas (6.000 lb), Rojo, 1 par Comprar ahora
Imagen del producto Cartman Llave de Carril Universal de 14 Pulgadas, Llave en Cruz de 4 Vías Comprar ahora
Imagen del producto Llave de orejas telescópica EPAuto, Llave de ruedas con llaves de vaso CR-V (17/19, 21/22mm) Comprar ahora

Precios extraídos de la API de publicidad de productos de Amazon el:

Para sustituir un neumático, necesitarás algunas herramientas básicas, como un gato, una llave de tuercas o una llave de tuercas telescópica. También tendrás que comprar un neumático nuevo del mismo tamaño y tipo que el que vas a sustituir.

Antes de empezar, asegúrate de que tu coche está aparcado en un lugar seguro y que las ruedas están bloqueadas. Una vez que tengas todas las herramientas y suministros necesarios, estarás listo para sustituir el neumático.

Cómo sustituir un neumático

1. Afloja las tuercas de los neumáticos

Utiliza la llave de tuercas para aflojar las tuercas de la rueda. No quites las tuercas de la rueda; sólo aflójalas hasta que estén lo suficientemente sueltas como para girarlas con la mano.

2. Levanta el coche con un gato

Coloca el gato debajo del coche y levántalo hasta que el neumático se despegue del suelo.

3. Retira las tuercas de las ruedas

Retira las tuercas de las ruedas y apártalas.

4. Retira el neumático

Agarra el neumático por la parte superior e inferior y sácalo directamente de la rueda.

5. Instala el nuevo neumático

Alinea el neumático nuevo con la rueda y empújalo sobre los tacos.

6. Aprieta las tuercas de los tacos

Aprieta las tuercas de las ruedas con la mano hasta que estén bien apretadas. Utiliza la llave de tuercas para apretarlas más, asegurándote de que todas están apretadas al mismo par.

7. Baja el coche

Baja el coche hasta el suelo y retira el gato.

8. Prueba de conducción

Antes de salir, prueba los frenos y asegúrate de que tu coche se maneja correctamente. Cuando estés satisfecho de que todo funciona correctamente, puedes seguir tu camino.

¿Qué hacer si el neumático no sale?

Si tienes problemas para sacar la rueda, no te preocupes: nos pasa a todos. Aquí tienes algunos consejos sobre qué hacer si tu neumático no se desprende:

  1. Asegúrate de que todas las tuercas de los neumáticos están aflojadas. A veces una o dos pueden estar más apretadas que las demás, así que asegúrate de comprobarlas todas.
  2. Si las tuercas de oreja están sueltas y el neumático sigue sin salir, prueba a utilizar un extensor en una llave inglesa o una toma de corriente para ayudar a aflojarla.
  3. Si el neumático sigue siendo obstinado, puedes intentar golpearlo con un mazo de goma o un martillo (con cuidado de no dañar la llanta). Esto suele funcionar.
  4. Utiliza un soplete para calentar las tuercas si tienes muchos problemas. Esto ayudará a aflojarlas.
  5. Si todo lo demás falla, puedes hacer un agujero en el centro de la tuerca de oreja que causa el problema y luego utilizar un cincel para sacarla.

En caso de que nada ayude, siempre puedes llevar el coche a un profesional.

¿Puedo dañar mi neumático con un soplete?

Puedes dañar tu neumático con un soplete si no tienes cuidado. Asegúrate de mantener la llama en movimiento y de no calentar un solo punto durante demasiado tiempo.

También debes evitar usar un soplete en llantas de aluminio o magnesio, ya que pueden dañarse más fácilmente. Si no te sientes cómodo usando un soplete, siempre puedes llevar el coche a un profesional.

Preguntas frecuentes

¿Con qué frecuencia debo sustituir las tuercas de los neumáticos?

Se recomienda sustituir las tuercas de las ruedas cada vez que se adquieran neumáticos nuevos. Esto se debe a que, con el tiempo, pueden desprenderse o dañarse, lo que puede dificultar su extracción.

Unas tuercas nuevas asegurarán que tus ruedas estén bien sujetas y te facilitarán el desmontaje en el futuro.

¿Cómo puedo evitar la corrosión en las tuercas de los neumáticos?

Hay algunas cosas que puedes hacer para evitar la corrosión de las tuercas de las ruedas:

  • Utiliza un compuesto antigripante cuando instales nuevas tuercas de oreja. Esto creará una barrera entre el metal y los elementos, lo que ayudará a evitar la oxidación.
  • Limpia regularmente tus ruedas y neumáticos. Esto eliminará el polvo de los frenos o los restos que puedan causar corrosión.
  • Encerar el coche regularmente. Esto creará una capa protectora que ayudará a mantener la humedad alejada del metal.

Siguiendo estos consejos, puedes ayudar a prolongar la vida de tus tuercas de orejas y mantenerlas como nuevas. Sustituirlas cada vez que tengas neumáticos nuevos sigue siendo la mejor manera de garantizar que estén en buen estado, pero si las cuidas, deberían durar muchos años.

¿Cómo puedes saber si tus neumáticos están mal?

Hay algunas señales en las que puedes fijarte para saber si tus neumáticos están mal:

  • Busca grietas, cortes o magulladuras en el flanco del neumático. Esto puede deberse a un golpe contra un bordillo o un bache.
  • Comprueba la profundidad de la banda de rodadura. Si la banda de rodadura está desgastada a menos de ⅛ de pulgada, es hora de sustituir el neumático.
  • Busca calvas en los neumáticos. Suelen producirse por un frenado o una aceleración excesivos.

Si observas alguno de estos signos, es hora de comprar neumáticos nuevos. Conducir con neumáticos viejos y pelados es peligroso y puede provocar accidentes. Asegúrate de revisar tus neumáticos con regularidad y sustitúyelos cuando sea necesario.

¿Se puede parchear un neumático?

Sí, puedes parchear un neumático si tiene un agujero pequeño. Sin embargo, si el agujero es mayor de ¼ de pulgada, es hora de sustituir el neumático.

Parchear un neumático es una solución temporal y no es tan resistente como un neumático nuevo. Si tienes que parchear el neumático, asegúrate de sustituirlo lo antes posible. Conducir con un neumático parcheado durante demasiado tiempo puede hacer que el agujero se haga más grande o que el neumático estalle por completo.

¿Cuál es la diferencia entre parchear y tapar un neumático?

Parchear un neumático es poner un trozo de goma sobre el agujero para sellarlo. Normalmente se hace desde el interior del neumático para que no sea visible.

Tapar un neumático es poner un tapón en el agujero para sellarlo. Esto se suele hacer desde el exterior del neumático y el tapón es visible.

Ambos métodos son arreglos temporales y deben ser sustituidos lo antes posible. El parcheado se considera generalmente una mejor opción porque es menos probable que cause más daños al neumático. Sin embargo, si no puedes llegar a un taller de inmediato, el taponamiento funcionará en un apuro.

Conclusión

Si tienes problemas para sacar el neumático, no te preocupes, nos pasa a todos. Asegúrate de que todas las tuercas de los neumáticos están aflojadas. A veces una o dos pueden estar más apretadas que las demás, así que asegúrate de comprobarlas todas.

Si todas las tuercas, excepto una, están aflojadas y el neumático sigue sin salir, considera la posibilidad de utilizar un extensor en una llave de tuercas o una toma de corriente para ayudar a aflojarla.

Si el neumático sigue duro, puedes intentar golpearlo con un mazo o martillo de goma (con cuidado de no dañar la llanta). Normalmente, esto es suficiente. Si tienes problemas para quitar las tuercas, caliéntalas con un soplete. Esto hará que sean más fáciles de quitar.

En caso de que ninguno de estos métodos te haya ayudado, lo mejor es llamar a la AAA y obtener la asistencia de un profesional en carretera.

Obtén más consejos de nosotros consultando estos posts:

¿Cómo saber si un neumático está pinchado o sólo necesita aire?

¿Se puede mezclar nitrógeno y aire en los neumáticos?

¿Se puede utilizar una bomba de bicicleta en un neumático de coche?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El neumático no sale: esto es lo que hay que hacer puedes visitar la categoría Generalidades.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir