25 razones por las que un coche da tirones al acelerar (y en otras condiciones)

La mayoría de los automovilistas llegan a conocer bastante bien sus vehículos, por dentro y por fuera. Por lo tanto, no es de extrañar que la mayoría de los propietarios de vehículos se apresuren a reconocer cualquier problema de conducción que surja

De estos problemas de conducción, pocos pueden ser tan agravantes o difíciles de identificar como los que pueden describirse como temblores, tartamudeos o vacilaciones.

Puede ser bastante exasperante enfrentarse a un problema que surge de repente, sin ninguna lógica discernible. Afortunadamente, la causa raíz de estos problemas no suele ser difícil de resolver y puede detectarse con bastante facilidad si se sabe por dónde empezar a buscar.

Las siguientes son las causas más comunes de las sacudidas del coche durante la aceleración y otras condiciones de conducción.

Índice de Contenido
  1. Al acelerar (a baja velocidad)
    1. 1) Componentes de encendido defectuosos
    2. 2) Inyectores de combustible sucios
    3. 3) Flujo de aire de admisión obstaculizado o sensor MAF defectuoso
    4. 4) Catalizador obstruido
    5. 5) Cable del acelerador desgastado
  2. Cuando aceleras (a alta velocidad)
    1. 6) Problemas del sistema de encendido
    2. 7) Problemas en el sistema de combustible
    3. 8) Restricción de la entrada de aire
  3. Crucero
    1. 9) Fallos del motor
    2. 10) Sensor de flujo de masa de aire defectuoso
    3. 11) Cableado del muelle del reloj dañado
  4. Cuando frenas
    1. 12) Rotores deformados
    2. 13) Aire en el sistema ABS
  5. Al cambiar de marcha
    1. 14) Flujo de transmisión bajo
    2. 15) Sensores o solenoides defectuosos
    3. 16) Problemas de vacío
    4. 17) Componentes internos dañados o desgastados
  6. Cuando pones tu coche en marcha atrás
    1. 18) Espacio libre de la junta en U
    2. 19) Problemas de transmisión
  7. Al ralentí
    1. 20) Humedad bajo la tapa del distribuidor
    2. 21) Bujías o cables desgastados o dañados
    3. 22) Restricción del flujo de combustible
    4. 23) Válvula IAC defectuosa
    5. 24) Fugas de vacío
  8. Cuando el aire acondicionado está encendido
    1. 25) Válvula IAC defectuosa

Al acelerar (a baja velocidad)

el coche vacila al conducir a baja velocidad

1) Componentes de encendido defectuosos

Un motor de gasolina necesita que la chispa llegue a cada cilindro en el momento adecuado para funcionar con eficacia. Si el sistema de encendido de un vehículo está comprometido, el resultado suele ser un arranque brusco o vacilante, especialmente a baja velocidad.

Las causas más comunes de estos problemas son las bujías desgastadas o sucias, los cables de las bujías dañados y las bobinas de encendido de arco externo.

2) Inyectores de combustible sucios

Un motor de combustión interna también depende de un suministro suficiente de combustible para funcionar correctamente. Si los inyectores de combustible de un motor están obstruidos, el flujo de combustible puede estar restringido a uno o más cilindros.

Cuando esto ocurre, puede producirse una aceleración brusca, con o sin la aparición de la luz de control del motor.

3) Flujo de aire de admisión obstaculizado o sensor MAF defectuoso

La combustión en cualquier motor también depende de la entrada de aire fresco y denso en oxígeno. Cualquier condición que impida un suministro adecuado de aire a la admisión de un vehículo puede provocar sacudidas durante la carga.

Un filtro de aire sucio o muy obstruido suele ser el culpable de estas situaciones. Del mismo modo, un sensor de masa de aire defectuoso puede causar problemas similares, ya que el PCM del vehículo es incapaz de obtener las cifras de admisión adecuadas.

4) Catalizador obstruido

El catalizador de un vehículo se encarga de descomponer los gases de escape nocivos que se expulsan como subproducto de la combustión. Sin embargo, un catalizador obstruido puede restringir el flujo de gases de escape, ahogando el rendimiento del motor.

En muchos casos, esto provoca vacilaciones durante la aceleración. Un catalizador obstruido suele ir acompañado de un olor a huevo podrido.

5) Cable del acelerador desgastado

Si tu vehículo está equipado con una placa de aceleración accionada por cable, el desgaste típico de dicho cable puede ser la causa de los problemas de aceleración de tu coche. Cuando un cable metálico del acelerador comienza a deshilacharse, puede colgar intermitentemente en su funda, provocando una resistencia excesiva.

Cuando aceleras (a alta velocidad)

no hay dirección asistida

6) Problemas del sistema de encendido

Durante la aceleración, una serie de irregularidades en el sistema de encendido del motor pueden provocar sacudidas y vacilaciones. Entre ellos se encuentran los problemas con la bujía, el cable de la bujía, el paquete de bobinas, la bobina y el distribuidor.

Debido a una pérdida momentánea de la chispa, se produce una combustión incompleta, lo que provoca una inclinación anormal del motor.

7) Problemas en el sistema de combustible

Si un motor está falto de combustible, no puede funcionar de forma óptima, especialmente cuando está muy cargado durante los periodos de aceleración o a altas velocidades.

Una bomba de combustible débil, un filtro de combustible obstruido y unos inyectores sucios son causas comunes de estos problemas.

8) Restricción de la entrada de aire

Durante los periodos de aceleración a alta velocidad, el motor de un vehículo consume grandes cantidades de aire a través de su admisión para ayudar a la combustión. Si este flujo de aire se interrumpe, suelen producirse graves problemas de conducción.

Un filtro de aire muy sucio suele ser la causa más probable de estos problemas, aunque los daños en el conducto de admisión también son los principales responsables.

Crucero

ruido de rodadura de las ruedas

9) Fallos del motor

Un motor puede vacilar, temblar o tartamudear durante la marcha por las mismas razones por las que ese problema se produciría durante la aceleración. El culpable más probable de este tipo de problemas es un fallo de encendido en uno o varios cilindros.

El origen de un fallo de encendido suele estar relacionado con un problema de encendido o del sistema de combustible. Para determinar el origen de un fallo de encendido, será necesario comprobar la chispa en cada cilindro y validar que la presión del combustible es correcta.

10) Sensor de flujo de masa de aire defectuoso

Un sensor de masa de aire defectuoso es otra de las causas más comunes de los problemas de conducción que se producen durante el crucero. Cuando el PCM de un motor no puede obtener información válida del sensor MAF, no puede calcular el suministro de combustible como se espera.

11) Cableado del muelle del reloj dañado

Si el temblor sólo se produce cuando se activa el control de crucero, es posible que la causa de tu problema sea un muelle de reloj dañado.

Un muelle de reloj es una espiral eléctrica que se monta en el volante de un vehículo. Este latiguillo especializado facilita el funcionamiento de los accesorios montados en el volante que giran constantemente.

Cuando un muelle del reloj se desgasta, puede producirse una apertura intermitente en el cableado del circuito de control de crucero.

Cuando frenas

frenado

12) Rotores deformados

Los frenos de disco se basan en la fricción entre un conjunto de pastillas de freno y su correspondiente rotor para frenar el avance de un vehículo. Por desgracia, estos componentes no duran para siempre y su sustitución es inevitable.

Los rotores de freno envejecidos tienden a deformarse, especialmente si han sido torneados en un torno de frenos en el pasado. Cuando un rotor se adelgaza, el choque térmico provocado por el sobrecalentamiento o el enfriamiento rápido puede causar una sensación de sacudida al pisar el pedal del freno.

13) Aire en el sistema ABS

Los vehículos modernos utilizan un módulo ABS para variar la presión de los frenos en caso de parada de emergencia, evitando así el derrape. Sin embargo, el buen funcionamiento de un sistema ABS depende de la ausencia total de aire.

Si tu coche ha sido sometido recientemente a una operación de frenado y ahora tiene unas características de frenado anormales, es posible que no se haya purgado todo el aire correctamente.

Al cambiar de marcha

el coche da tirones al cambiar de marcha

14) Flujo de transmisión bajo

Una transmisión automática necesita una cantidad suficiente de líquido de transmisión para facilitar el funcionamiento del convertidor de par. Si el líquido de la transmisión de tu vehículo está bajo o en mal estado, suelen producirse cambios de marcha difíciles o con retraso.

Si la transmisión de un vehículo funciona con un nivel de líquido inferior al especificado durante un periodo de tiempo prolongado, pueden producirse daños duraderos.

15) Sensores o solenoides defectuosos

Las transmisiones automáticas utilizan una serie de sensores y solenoides para mantener los puntos de cambio adecuados. Si alguno de estos sensores o solenoides se viera comprometido, casi siempre se produciría un retraso o un cambio errático.

En muchos casos, estos problemas se producen principalmente durante los cambios de primera a segunda marcha, o durante la sobremarcha.

16) Problemas de vacío

Muchas transmisiones automáticas antiguas tenían una válvula moduladora de vacío. Si el suministro de vacío a esta válvula estaba comprometido, o si la propia válvula fallaba internamente, se producían muchos problemas relacionados con el cambio de marchas.

17) Componentes internos dañados o desgastados

Tanto las transmisiones automáticas como las manuales sufren un desgaste interno con el paso del tiempo. A medida que los componentes envejecen, pueden producirse fallos que provocan una serie de problemas relacionados con la conducción.

Las transmisiones automáticas suelen tener problemas con el paquete de embrague, mientras que las transmisiones manuales sufren fallos en el embrague, el sincronizador o el tren de engranajes.

Cuando pones tu coche en marcha atrás

transmisión en marcha atrás

18) Espacio libre de la junta en U

Si tu vehículo da sacudidas al cambiar a la marcha atrás, puede que estés experimentando los efectos de los componentes de la transmisión desgastados.

Todos los vehículos absorben cierta holgura al cambiar de marcha. Sin embargo, las juntas en U muy desgastadas pueden agravar esta situación, provocando una notable sacudida cuando tu vehículo entra en marcha atrás por primera vez.

19) Problemas de transmisión

Es posible que las transmisiones antiguas den tirones y vacilen cuando se ponen en marcha atrás. Esto puede ser el resultado de varios problemas diferentes.

La propia transmisión puede tener poco líquido, un solenoide en el cuerpo de la válvula puede estar atascado, o hay una pequeña posibilidad de que la caja de cambios interna esté desgastada.

Al ralentí

el coche da tirones al ralentí

20) Humedad bajo la tapa del distribuidor

El distribuidor de un motor se encarga de enviar una chispa a cada cable de bujía en el momento adecuado. Sin embargo, una tapa de distribuidor agrietada o una junta de tapa de distribuidor defectuosa pueden provocar la entrada de agua.

Cuando el agua se abre paso bajo la tapa del distribuidor de un vehículo, suele provocar una chispa mal dirigida y un ralentí deficiente. Los problemas de esta naturaleza suelen producirse durante los periodos de frío, o cuando ha llovido mucho.

21) Bujías o cables desgastados o dañados

Además, otros componentes del sistema de encendido pueden ser responsables de una sensación de tirón cuando el vehículo está al ralentí. Este fenómeno se observa con mayor frecuencia en presencia de bujías desgastadas/sucias o cables de bujías dañados.

22) Restricción del flujo de combustible

Sin un flujo constante de combustible, un motor no puede funcionar a su nivel óptimo. Por lo tanto, cualquier problema que comprometa el sistema de combustible de un vehículo puede provocar problemas de ralentí anormal.

La causa de estos problemas puede ser que los inyectores de combustible estén sucios, que falle el regulador de presión de combustible o que el filtro de combustible esté obstruido.

23) Válvula IAC defectuosa

Al ralentí, la placa del acelerador del vehículo se cierra y la distribución del aire queda relegada a la válvula de control del ralentí del motor. Esta válvula permite que una pequeña cantidad de aire evite la placa del acelerador para mantener el ralentí del motor.

Si una válvula IAC falla o se obstruye, puede producirse un ralentí áspero o errático.

24) Fugas de vacío

El aire no medido de cualquier tipo que pueda entrar en la admisión de tu motor puede causar grandes problemas de ralentí. Esto es lo que se conoce como una fuga de vacío.

Las fugas de vacío suelen producirse en mangueras, conductos de admisión y juntas relacionadas con la admisión (junta del colector de admisión, junta del cuerpo del acelerador).

Cuando el aire acondicionado está encendido

síntomas de una válvula de expansión del aire acondicionado defectuosa

25) Válvula IAC defectuosa

Cuando está conectado, el compresor del aire acondicionado supone una carga importante para el motor del vehículo. Para aliviar el estancamiento y el bajo rendimiento, muchos vehículos confían en el control del aire de ralentí para aumentar el aire disponible para la combustión.

Cuando falla una válvula de control del ralentí, la restricción de aire puede provocar un ralentí irregular y una mala aceleración.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 25 razones por las que un coche da tirones al acelerar (y en otras condiciones) puedes visitar la categoría Mantenimiento.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir