¿Por Qué El Coche No tiene Fuerza Al Acelerar?

¿Has notado que el coche no tiene fuerza al acelerar? Esto puede ser un síntoma de un problema trivial, el cual no vale la pena ignorar, ya que la caída repentina en la potencia del motor lo puedes solucionarlo por tu propia cuenta.

Siempre hay una razón para la pérdida de rendimiento del motor. La mayoría de las veces son triviales: el combustible de mala calidad o el alto kilometraje y el desgaste asociado de los componentes son las razones más populares de este problema. Y una caída repentina de la potencia del motor se refleja cuando el coche no tiene fuerza al acelerar.

Entonces, ¿Cuáles son las causas de este problema? Se puede decir que las causas son fáciles de detectar y aquí te lo mostraremos. Así que, en este artículo te contaremos cuáles son los motivos por el que el coche no tiene fuerza al acelerar.

El Coche No tiene Fuerza Al Acelerar

Índice de contenidos

    1.  No hay energía en el automóvil: Filtros y admisión sucios

    La razón más prosaica de la caída de energía, es decir, de que el coche no tiene fuerza al acelerar pudiera ser los filtros sucios. Sin embargo, la solución es sencilla, ya que el acceso a él es fácil y el reemplazo en sí no debería ser difícil incluso para el menos experimentado.

    Por cierto, también debes prestar atención a los cables que no deben dañarse así como verificar el filtro de combustible y el convertidor catalítico; adherir estas dos partes con suciedad pueden causar una disminución en la potencia del motor.

    Por otra parte, si limpiar los filtros no ayuda, entonces quizás el problema esté en el sistema de admisión. Aquí debes prestar especial atención a este elemento, sobre todo cuando el coche está turboalimentado, ya que con el tiempo, los depósitos de carbón se acumularán inevitablemente en el colector de admisión, bloqueando su correcto funcionamiento.

    En un motor diesel, adicionalmente las aletas que regulan la longitud de los canales también pueden bloquearse y un medidor de flujo sucio es otra fuente de problemas por el que el coche no tiene fuerza al acelerar.

    2.  Pérdida de potencia frente a DPF y EGR

    Hablando de filtros, el filtro de partículas diésel (DPF) no debe olvidarse. Este dispositivo se instala principalmente en motores diesel más nuevos (y recientemente también “gasolina” con inyección GPF) es notorio principalmente debido al alto costo de reemplazo, pero si llegara a obstruirse el sucio se puede limpiar.

    Por otra parte, también debes inspeccionar el sistema de recirculación de gases de escape (EGR), ya que los depósitos de carbón también pueden bloquear el funcionamiento de este elemento, que se manifiesta con mayor frecuencia por el humo negro del tubo de escape.

    Mira También:
    ¿Volante Bloqueado Y La Llave No Gira? - Causas, Soluciones Al Problema

    Dependiendo de la posición en la que la válvula del sistema esté bloqueada, una caída de potencia puede ocurrir solo en el rango de velocidad más bajo (posición semiabierta) o independientemente de ellos (posición abierta); en este último caso, también se producirán problemas con el arranque.

    3.  Mezcla de combustible incorrecta

    Otro culpable de que el coche no tiene fuerza al acelerar podría ser el sistema de combustible. Aquí debes observar más de cerca los inyectores, que se averían con mayor frecuencia en automóviles con inyección directa o common rail, lo que provoca una fuga en el sistema de combustible.

    La vida útil de las puntas de los inyectores se puede prolongar repostando principalmente con combustible premium. En los automóviles diésel, las averías de la bomba de combustible de alta presión también son comunes, lo que puede ser responsable de una caída de potencia.

    4.  El automóvil pierde potencia y tiene problemas para arrancar, ¿o es el encendido?

    La pérdida de potencia también puede deberse a un mal funcionamiento del sistema de encendido. Aquí, el principal sospechoso serán las bujías; debes recordar reemplazarlas regularmente (de acuerdo con las recomendaciones del fabricante).

    Un dispositivo de encendido desgastado, además de una caída en la potencia, causará problemas con el arranque y las revoluciones. Al reemplazar las velas, vale la pena reemplazar todo el juego por uno nuevo de una sola vez, ya que esto garantiza tranquilidad durante mucho tiempo.

    5.  Fallo del sensor o de la turbina

    Una falta repentina de energía en el automóvil puede deberse a una falla en los componentes electrónicos. En tal situación, uno de los sensores (la mayoría de las veces es una sonda lambda o un medidor de flujo) envían datos incorrectos a la computadora de a bordo, provocando una caída inesperada de energía que generalmente notas cuando el coche no tiene fuerza al acelerar.

    En el peor de los casos, después de pisar el pedal del acelerador, el vehículo comienza a “ahogarse”, da tirones en revoluciones y se niega a seguir. Entonces necesitas visitar al taller y quizás la ayuda de un electricista. Los problemas con los sensores son principalmente el dominio de los motores de gasolina, pero también pueden ocurrir en los motores diesel.

    Por otra parte, de la misma forma que reacciona el coche cuando hay problemas con la turbina. Se trata principalmente de una fuga en la zona del colector de admisión. Un motor “tosiendo” también puede indicar el final de la vida útil de una turbina que probablemente deba ser reemplazada; no siempre es posible regenerarla. También se puede sospechar del intercooler.

    Mira También:
    Suspensión Neumática: Función, Partes, Tipos y Fallas Comunes

    6.  La pérdida de potencia y combustible del automóvil

    Una causa frecuente de pérdida de potencia en los automóviles es también el uso de combustible deficiente. No se trata solo del índice de octano, sino también, por ejemplo, gasolina o aceite de fuentes sospechosas. Entonces, nunca podrás estar seguros de qué hay realmente en el combustible.

    Los componentes individuales del automóvil, especialmente en el sistema de suministro de energía, pueden desgastarse mucho más rápido debido a la mala calidad del combustible. Y el problema del GLP también debería mencionarse aquí.

    En los coches de gasolina más antiguos, que no tienen instalación secuencial, es casi seguro que se produzca una caída gradual de potencia. Se ejecutará más rápido, cuanto más descuidada e interrumpida esté la instalación (especialmente el reductor).

    Sin embargo, la pérdida de potencia se puede evitar en los últimos sistemas donde el gas se inyecta en fase líquida; lamentablemente, son bastante caros.

    7.  El coche no tiene energía, es cuestión de reparaciones y puesta a punto.

    La pérdida de energía también puede ser el resultado de reparaciones descuidadas. En este sentido, el mayor riesgo se presenta al reemplazar la correa de distribución: si se colocó incorrectamente (por ejemplo, uno de sus “dientes” saltó a una posición diferente cambiando los tiempos de apertura de la válvula), la disminución de la potencia del motor es casi segura.

    También, el automóvil puede perder potencia incluso después de la reparación de elementos clave del sistema de escape; entonces aquí debes mirar especialmente el convertidor catalítico. Además, no olvides la afinación, especialmente la electrónica.

    Por otra parte, rebuscar en el motor por una persona no capacitada a menudo conduce a una falta de potencia. Debes especial atención al chiptuning, porque el software defectuoso también puede “encharcar” el motor (normalmente la detección de errores se puede conectar a un probador de diagnóstico).

    También puede interesarte: Ford Focus (2019-2021): Opiniones

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información