Testigo De Fallo De Motor Volkswagen

De entre todos los avisos que pueden salir en el cuadro de mandos, el Testigo De fallo De Motor o testigo del motor es el que más puede asustarnos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta luz amarilla o roja se puede encender por diversos motivos.

Son tantos los componentes en el motor, que para tener un aviso de cada uno de ellos necesitaríamos un cuadro de mandos tan complejo como el de un avión. Así que quédate que en este interesante artículo te diremos todo lo relacionado con el Testigo De Fallo De Motor Volkswagen para que puedas diagnosticar la falla antes que le suceda algo más grave a tu vehículo.

Testigo Fallo Motor Volkswagen 01

Todos los fabricantes dicen lo mismo si se enciende el testigo de fallo de motor: “Acude a un taller de la casa”. Allí tienen máquinas de diagnóstico que literalmente le preguntan a la centralita del coche cuál es el error concreto que ha detectado. Gracias a esto, los mecánicos saben qué tienen que hacer, sin tener que rebuscar entre todas las piezas del coche. ¿Por qué no nos da esa información el coche a nosotros?

Te invitamos a leer: El Coche Emite Ruidos En La Suspensión Trasera - ¿Cuáles son las causas?

Causas comunes del encendido de "Testigo de Fallo" en un Volkswagen

A continuación te daremos algunos lineamientos generales, pero siempre lo mejor será consultar el manual de nuestro vehículo donde se describe exactamente cómo interpretar esta alarma, ya que existen algunas diferencias según el modelo o fabricante.

  • Problemas de encendido en los cilindros: la marcha del motor es irregular
  • Problemas en el sensor de oxígeno del escape (sonda Lambda): la marcha del motor es irregular, hay deficiencias al querer acelerar bruscamente o circulando a bajas revoluciones. Puede deberse a una avería del sensor o a una falla en el convertidor catalítico
  • Problemas en la alimentación del motor (aire o nafta): la marcha del motor puede ser irregular o deficiente
  • Problemas en el sistema eléctrico: a veces es fácil de identificar la causa pero otras veces puede llevar días de pruebas hasta encontrar la fuente de la avería
  • Mal funcionamiento de algún sensor: afecta la marcha del motor o inhabilita por completo su funcionamiento
  • Problemas en el cableado: falsos contactos, cables cortados, cortocircuitos

Estados del indicador y severidad

  • Luz de Check Engine parpadea y luego se apaga (cíclicamente): significa que alguna vez apareció una falla que actualmente no está ocurriendo
  • Luz de Check Engine encendida: existe efectivamente un problema pero no es tan grave como para anular o limitar el funcionamiento del vehículo
  • Luz de check Engine parpadea: es un indicador de un problema serio. Usualmente el vehículo queda inhabilitado para funcionar, no podemos usarlo. En algunos autos la luz tiene 2 colores, amarillo para indicar fallas leves y rojo para las más graves

Vale recordar que siempre que demos contacto al auto para luego arrancarlo, la luz de Check engine se encenderá por unos segundos a los fines de verificar que la propia luz esté funcionando y no se haya quemado el foco.

¿Qué hacer si se enciende la luz del motor amarilla?

Cuando se encienda la luz amarilla del motor en el cuadro de mandos de tu coche no te asustes, y mucho menos si estás circulando por carretera o autovía. Párate en un lugar seguro y echa mano del manual. Recuerda que si estás en una autovía, no debes pararte en ella ni en su arcén.

Mira También:
El Coche Da Tirones Cuando Aceleras: ¿Cuáles Son Las Causas?

No vaya a ser que tengas un accidente por pararte donde no debes, máxime cuando el testigo se ha podido encender por una avería menor. Coge la primera salida que haya y apártate del tráfico.

Testigo Fallo Motor Volkswagen 02

Debes mirar lo que pone en el manual, porque dependiendo del fabricante, el testigo de fallo de motor puede querer decirte que procedas de diferentes formas. Por ejemplo, los hay que indican diferentes gravedades en función del color de la luz.

Amarillo para averías leves, en las que puedes circular tú mismo hasta un taller y rojo para indicar que debes detener el coche, apagar el motor y llamar a una grúa.

Si tu coche no discrimina entre las averías leves y graves, todavía hay una serie de síntomas que te permiten hacerte una idea de la magnitud del problema. Puede que así te ahorres esperar a que vengan a recogerte a una carretera perdida. El abanico es amplio, pero por mucho que hayan avanzado los coches, siguen rigiéndose por los mismos principios que antaño.

Otras Causas por las que se enciende el testigo de “Testigo de Fallo” 

Los factores que pueden ocasionar el encendido del testigo de “fallo motor” son muchos. A continuación, se exponen las  causas más comunes y su posible solución o recomendación para solucionar o prevenir la falla.

  • Avería interna del motor. Señales como que el vehículo presente un ruido interno procedente del motor, un aumento del consumo de aceite y/o combustible, expulsión de humo negro o azulado, pérdida de potencia, sobrecalentamiento, etc. se consideran posibles síntomas de una falla importante en el motor.
  • Avería del turbo. Aunque los motivos que pueden ocasionar una avería en el turbo son muchos, sin duda, algunas de las causas más comunes son un fallo en la válvula de descarga, una holgura en el eje del turbo, falta de lubricación (aceite motor contaminado), etc. También puede ocasionar el encendido del testigo de “fallo motor” una avería en los componentes adyacentes del turbo, como puede ser la rotura del refrigerador del turbo (intercooler) o una fisura en las tuberías de refrigeración (manguitos). El consejo de mantenimiento más importante para cuidar la salud del turbo consiste en emplear aceite y filtros de alta calidad. Esto va a permitir una lubricación del motor libre de impurezas. También es fundamental verificar periódicamente el correcto estado de los conductos y de los sistemas relacionados con el turbo.
  • Bomba de inyección o inyectores en mal estado. Los síntomas que pueden percibirse cuando estos componentes se encuentran en malas condiciones pueden ser los siguientes: tironeo del vehículo, ruido del motor anómalo, arranque con dificultad, pérdida de potencia, presencia de humo azulado, etc. Para no poner en riesgo la bomba y el sistema de inyección en general, se recomienda seguir los consejos de mantenimiento estipulados por el fabricante, entre los que se encuentra la sustitución periódica del filtro de combustible.
  • Sensor de árbol de levas y cigüeñal averiados. Si alguno de estos componentes no funciona correctamente, es posible que llegue a encenderse el testigo de “fallo motor”, a la vez que se evidencia una pérdida de potencia en el vehículo. Entre las causas de avería más comunes de estos componentes se encuentra la falta de lubricación, que se traduce en el desgaste de apoyos y rodamientos y la consiguiente aparición de holguras. Esto puede ocasionar “traqueteos” y “chirridos”. La sustitución del árbol de levas o del cigüeñal es una de las actuaciones de taller más caras, por ello es fundamental el correcto mantenimiento de estos componentes. Para que puedan cumplir con su vida útil hay que garantizar un nivel adecuado de aceite, asegurarse de que este y los filtros son de buena calidad y cuidar la bomba para que permita una presión correcta del mismo. En el caso concreto del cigüeñal, se aconseja aprovechar para sustituir el retén a la hora de realizar la distribución.
  • Sensor de oxígeno (sonda lambda) defectuoso. Si esta pieza se encuentra averiada, el vehículo va a mostrar el testigo de “fallo motor” en el cuadro de instrumentos. La sonda lambda es un componente de desgaste, se deteriora con el paso del tiempo debido a la exposición a gases de escape, altas temperaturas, vibraciones, etc. El desgaste afecta a su funcionamiento y hace que su señal sea débil y lenta. Ante esta situación, la ECU va a determinar la necesidad de enriquecer con más combustible la mezcla como medida para garantizar el rendimiento y prevenir el sobrecalentamiento del sistema. Este problema provoca un ralentí inestable, pérdida de potencia y/o aumento del consumo de combustible. Para prevenir esta situación, es recomendable sustituir el componente cada 30.000 km y revisar el funcionamiento del sistema de escape en todos los mantenimientos.
  • Catalizador averiado. El catalizador es uno de los componentes encargados de reducir las emisiones del vehículo. Su avería puede provocar diversos síntomas como, por ejemplo: pérdida de potencia, ruidos anómalos, vibraciones, etc. La avería del catalizador de un coche de gasolina suele ser consecuencia de un fallo en las bobinas de encendido o por abusar de trayectos de corta distancia. En cambio, en motores diésel, esta puede ser causada por un abuso de circulación a bajas vueltas y por el exceso de trayectos cortos. Para subsanar la avería puede optarse por la sustitución del componente por uno nuevo.
  • Bujías y cables defectuosos. En vehículos de gasolina, el mal funcionamiento de estos componentes puede provocar dificultades en el arranque, pérdida de potencia, ralentí inestable, sonido anómalo del motor, etc., y hacer que se encienda el testigo de “fallo motor” en el cuadro. Esta fatal situación suele deberse a una fuga de aceite que hace que la carbonilla se adhiera a la superficie de la bujía. Para evitar problemas de esta clase, es fundamental mantener las bujías de arranque en buen estado, libres de residuos e impurezas.
  • Bujías de precalentamiento averiadas. En los motores diésel, si estos componentes no funcionan adecuadamente, el vehículo puede arrancar mal y mostrar el testigo de “fallo motor” en el cuadro. En este sentido, del mismo modo que en los vehículos gasolina, las recomendaciones se centran en un correcto mantenimiento y en el uso de un combustible de buena calidad.
  • Caudalímetro averiado. Cuando el caudalímetro no funciona correctamente, la lectura de la masa de aire no se realiza de la forma adecuada y puede encenderse en el cuadro de instrumentos la luz de “avería motor”, al mismo tiempo que se percibe una pérdida de potencia, un mayor consumo, más emisiones y un funcionamiento anómalo del motor y del turbo. Para mantener el componente en óptimas condiciones de funcionamiento es imprescindible conservarlo limpio, mantener el filtro del aire en correcto estado y usar un aceite motor de calidad y que se encuentre en buenas condiciones.
  • Válvula EGR defectuosa. Este componente es el encargado de controlar la recirculación de los gases de escape. Su avería puede mostrarse en el cuadro de instrumentos mediante el testigo de “fallo motor” y puede provocar un aumento del consumo y la pérdida de potencia. Para garantizar un correcto mantenimiento de esta válvula se recomienda mantener limpio y cuidado el sistema de inyección.
Mira También:
Silbido Al Acelerar: Causas + Soluciones A Sus Problemas

Posibles consecuencias

Sobrecalentamiento. Si el testigo de fallo de motor va acompañado de un recalentamiento del motor, no debes seguir circulando. Podrás verlo en el la aguja de la temperatura del coche o con otro testigo encendido. Una avería común que causa esto es el termostato.

Testigo Fallo Motor Volkswagen 03

Ruido anómalo del motor. Nadie nota mejor si el motor no suena como siempre, que su propio dueño. Si notas golpeteos o chasquidos con el motor encendido, el testigo de fallo motor no te estará avisando en balde. Sal del coche para oírlo desde fuera para asegurarte. Para el coche en un lugar seguro y llama a la grúa. Puede que llegases al taller conduciendo, pero podrías agravar el problema por el camino.

El testigo de fallo motor se apaga y se enciende

Si tu testigo de fallo motor se enciende y se apaga, asegúrate de que todas las conexiones de cables están bien apretadas y no tienen suciedad dentro. Por supuesto, siempre con el coche completamente apagado. En muchas ocasiones se soluciona con algo tan sencillo como esto. Sin embargo, si no lo logras así te recomendamos que lleves el coche a un taller de confianza.

 Conclusión

Ante el encendido del testigo de “fallo motor”, es elemental determinar la importancia de la avería para saber si se puede seguir circulando, aunque de forma limitada, hasta llegar al taller más cercano.

Algunos modelos de vehículos determinan la gravedad del fallo en función del color del testigo (amarillo para los leves y rojo para los graves). Si, por el contrario, el vehículo no discrimina los tipos de avería, debe atenderse a los síntomas del vehículo.

La avería del motor puede considerarse grave si se percibe lo siguiente: pérdida de potencia, exceso de humo, ruido anómalo procedente del motor, sobrecalentamiento y/o un aumento del consumo de aceite y combustible.

Si existe una duda al encenderse el testigo de “fallo motor”, es preferible aparcar el vehículo, apagar el motor y trasladarlo en grúa al taller de mayor confianza, donde determinen el alcance de la avería mediante la máquina de diagnóstico.

Para evitar este tipo de temores, es imprescindible cumplir con los mantenimientos recomendados por el fabricante y tomar medidas ante las señales anómalas que se puedan percibir en el funcionamiento del vehículo.

Si te ha gustado y crees que has aprendido algo nuevo sobre el Testigo De Fallo De Motor Volkswagen, y si te sirvió de algo nuestro artículo y toda la información referente a este Vehículo, no dudes en dejar un comentario y compartirlo.

Te invitamos a leer: ¿Cómo Apagar El Testigo De Fallo Del Motor?

 

Mira También:
Las 30 Fallas Comunes de la Ford F150

 

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Más información