Cómo Saber Si La Dirección Del Coche Esta Mal

Muchas personas pueden sentir problemas en la dirección de su coche, con solo conducir. Y es que, este sistema del coche, tiene contacto directo con el conductor, ya que está directamente ligado al volante. Pero para otros, pueden existir dudas… ¿Cómo saber si la dirección del coche está mal?

¿Sabes qué es la dirección y cuál es su función? De forma muy sencilla, podemos decir que funciona con una combinación de engranajes. Su función es convertir la rotación del volante en movimiento horizontal, transmitiéndose a las ruedas.

Existen otros componentes que ayudan en este trabajo, y este conjunto es conocido como sistema de dirección. A lo largo de esta post, aprenderás a reconocer algunos síntomas de problemas en este sistema.

Además, te mostraremos los riesgos de no prestar atención a este sistema y algunas precauciones imprescindibles. ¡Sigue leyendo!

Cómo Saber Si La Dirección Del Coche Esta Mal
Cómo Saber Si La Dirección Del Coche Esta Mal
Índice de contenidos

    Cómo Saber Si La Dirección Del Coche Esta Mal

    En primer lugar, es importante saber cómo es el mecanismo de dirección de tu vehículo. En los coches más antiguos se utilizó un sistema de eje sin fin, siendo sustituido posteriormente por el de tipo piñón y cremallera en los vehículos de pasajeros, mucho más ligero y compacto.

    Los tipos más comunes de sistemas de dirección son:

    • Cremallera y piñón sin ayuda, también conocida como dirección mecánica.
    • Con asistencia hidráulica o dirección hidráulica. En este sistema, hay una bomba hidráulica acoplada al motor del automóvil, que utiliza un fluido para ejercer presión sobre la dirección y, así, reducir la fuerza requerida al girar el volante.
    • Con asistencia eléctrica, dirección eléctrica. En este sistema, en lugar de la bomba hidráulica, hay un motor eléctrico que generará energía, aligerando la dirección sin tomar energía del motor del automóvil.

    Dirección Hidráulica

    El sistema de dirección asistida hidráulica es mucho más ligero al conducir el vehículo, pero hay que tener cuidado y prestar atención a la más mínima señal de desgaste, ya que el coste de reparación puede ser bastante elevado.

    A continuación se muestran algunos signos de problemas a los que debes prestar atención.

    1. Holguras en la dirección

    Este es uno de los problemas más comunes que pueden ocurrir con un mecanismo de dirección. Especialmente cuando el automóvil está parado, es posible notar que, al girar el volante, el movimiento no se transmite a las ruedas.

    El desgaste de los componentes internos o externos, como la cremallera y el piñón, puede provocar este comportamiento.

    Este problema era mucho más común en los modelos más antiguos, que usaban el sistema de eje sin fin. Sin embargo, también aparece en menos proporción, en modelos más nuevos. Así que debes estar atento

    Para comprobar si tu coche tiene holgura mecánica en la dirección, debes realizar una prueba sencilla.

    • Con el coche parado y el motor en marcha, centra la dirección.
    • Luego, gira el volante suavemente hacia ambos lados con pequeños movimientos y verifica que las ruedas se muevan.

    Lo tolerable es puedas mover solo 5 grados en el volante, sin que las ruedas se muevan. Si es más que eso, necesitarás una evaluación técnica por parte de tu mecánico de confianza.

    Es muy importante no cambiar el caso de inmediato, ya que no siempre es el caso el que está causando el problema. Ten en cuenta que hay muchos otros componentes que forman parte del sistema de dirección del vehículo y también pueden causar esta falla.

    Algunos de los elementos que pueden causar estas fallas son:

    • Terminal de dirección suelto.
    • Problemas entre la columna de dirección y la caja.
    • Terminales de dirección defectuosos o desgastados.
    • Basculante con desgaste excesivo.
    Mira También:
    Cómo Saber El Código De La Llave De Tu Coche

    Así que no realices ningún cambio de elemento hasta que un mecánico te dé un diagnóstico después de una buena revisión.

    También te puede interesar Cambiar El Fluido De La Dirección Asistida En Un Honda CR V

    2. Ruidos durante las maniobras

    Debes estar atento a estas señales. Los ruidos al maniobrar son signos de que la caja de dirección puede tener problemas. Pero ten en cuenta que las fallas en otros componentes pueden generar exactamente el mismo síntoma.

    Por ejemplo, el desgaste de la cruceta de la columna de dirección puede provocar ruidos muy similares a los producidos por un piñón o cremallera defectuosa.

    Con un sistema de dirección asistida, debes tener aún más cuidado de no cambiar piezas que estén en buen estado y continúen con el problema. Hay varias causas que pueden generar ruido y engañar a un mecánico sin experiencia. Los principales son:

    • Manguera de presión defectuosa.
    • Bajo nivel de aceite.
    • Mangueras obstruidas.
    • Problemas con los retenedores.
    • Diámetro incorrecto de las mangueras.

    Las fallas en los terminales también pueden causar ruido al maniobrar el vehículo. Por lo tanto, lo ideal es consultar a un profesional.

    3. Temblor en el volante

    Esto puede ser una advertencia de que el mecanismo de dirección está teniendo problemas, especialmente cuando ocurre con el vehículo a bajas velocidades.

    Si se producen vibraciones a velocidades más altas, será necesario revisar otros componentes del vehículo, como ruedas deformadas, neumáticos defectuosos y la junta homocinética.

    Además, también se deben revisar la alineación, el equilibrio, los ejes y la suspensión. Si este comportamiento solo se nota cuando usas el freno del automóvil, presta atención a las condiciones del disco, tambores y bujes.

    4. Conducción muy dura

    Especialmente cuando el sistema de dirección es hidráulico o eléctrico, no es normal usar mucha fuerza para maniobrar el automóvil. Esta dificultad puede deberse a una falla en el mecanismo de dirección.

    En la conducción convencional y sin asistencia, puede significar problemas con otros componentes del sistema de dirección y suspensión. Además de los problemas de la caja de cambios, la rigidez del volante puede deberse principalmente a:

    • Correa o tensor defectuoso.
    • Tuberías dañadas.
    • Fugas de aceite de dirección.
    • Bajo nivel de aceite.
    • Columna de dirección desalineada.
    • Correa deslizando.
    • Problemas de la bomba hidráulica.
    • Neumáticos delanteros con medidas incorrectas.
    • Problemas en la geometría de la dirección.

    5. Fugas de aceite de dirección

    Comprueba siempre el nivel de líquido del mecanismo de dirección asistida y las fugas, principalmente causadas por problemas en los sellos. Son extremadamente dañinas y pueden dañar el sistema de forma permanente.

    El líquido de la dirección asistida debe cambiarse a los intervalos recomendados por el ensamblador del vehículo. Si quieres saber el que corresponde a tu vehículo, lo puedes ver en el manual de usuario de tu coche.

    Dirección Eléctrica

    La dirección eléctrica es la más joven de los tres tipos. Y aunque su funcionamiento es muy sencillo, si se presenta un problema, puede salir bastante costoso.

    1. Presión baja de los neumáticos

    Sorprendentemente, la baja presión de aire puede ser una de las causas de la rotación pesada del volante. La presión inadecuada de los neumáticos, especialmente los neumáticos desinflados, puede desencadenar este problema.

    Todos los neumáticos de tu vehículo deben haber sido inflados a la PSI recomendada por el fabricante.

    Además, la alineación frontal es otra cosa importante. El desgaste desigual de los neumáticos delanteros hará que el automóvil se desplace hacia un lado mientras conduces o tomas una curva.

    Mira También:
    Cómo Saber Que Llantas Le Puedo Poner A Mi Coche

    La banda de rodadura desigual de los neumáticos conduce a la desalineación de las ruedas, lo que también puede causar una dirección rígida.

    2. Brazo de dirección con problemas

    El brazo de dirección está conectado a la rueda a través de una serie de ejes y juntas en U. Estas partes y el brazo mismo se dañan y desgastan simplemente por la conducción diaria.

    Si encuentras que el volante está rígido justo después de arrancar el automóvil, el problema definitivamente está en el brazo de dirección. El volante quedará libre para moverse gradualmente a medida que continúes conduciendo.

    Esto se debe a que el componente se calienta más a medida que funciona el motor, lo que permite que el lubricante se asiente. Puedes seguir conduciendo con esta condición, pero dejarás el componente deteriorado y el problema aumentará.

    3. Correa o polea dañada

    Otra causa común de dificultad para girar el volante es una correa dañada o rota. La correa o la polea se desgastan con el tiempo porque su funcionamiento es continuo cuando conduces el automóvil.

    El volante comienza a mostrar signos de rigidez cuando la correa comienza a corroerse y aflojarse. Si se retrasa la reparación o el reemplazo, la correa se romperá.

    4. Fugas de fluidos

    Sí, la dirección eléctrica, también tiene su componente hidráulico, no te extrañes. El nivel de líquido inadecuado en el sistema de dirección es otra razón importante.

    Ocurre cuando el área de la manguera presurizada desarrolla una fuga o se suelta. El fluido se escapa a través de esta grieta, lo que provoca una reducción de la presión en el sistema y el secado de la bomba. Como resultado, el volante no recibe un suministro suficiente de líquido para funcionar libremente.

    5. Mal funcionamiento de la bomba

    Junto con el líquido, la bomba también juega un papel importante en la creación de la cantidad correcta de presión en el sistema de dirección asistida. Si la bomba está dañada o deja de funcionar por cualquier motivo, será difícil girar el volante.

    Una bomba dañada no detendrá el volante por completo. Aún podrás moverlo, pero requerirás mucho más esfuerzo, lo que puede ser peligroso cuando necesitas tomar una curva en la carretera.

    6. Fluido hidráulico espeso

    Como todos los demás tipos de líquido en un vehículo, el líquido de dirección asistida también acumula suciedad y escombros con el tiempo. Se vuelve demasiado espeso para fluir libremente y lubricar todas las partes del sistema si no lo cambias dentro del período especificado.

    Esto hace que sea difícil girar el volante a bajas velocidades. La única solución es eliminar el líquido viejo del sistema y llenarlo con líquido nuevo y fresco.

    7. Volante difícil de girar a baja velocidad

    El problema del volante de dirección difícil de girar se hace más notorio cuando conduces a baja velocidad porque la mayoría de las personas reducen la velocidad del automóvil al girar.

    Cuando ocurre este problema, puedes estar seguro de que hay una falla en tu sistema de dirección asistida. Podría ser el fluido, la bomba o la correa. Todas estas cosas funcionan juntas para reducir la resistencia del volante en el momento de la rotación.

    Cuando alguna o todas estas cosas no funcionan correctamente, experimentarás un volante rígido debido al alto nivel de resistencia.

    Consejos para Mantener al Día la Dirección de tu Coche

    Hay dos consejos infalibles para mantener tu coche en orden: haz la revisión programada y mantén el mantenimiento del vehículo a tiempo.

    Mira También:
    Cómo Pulir un Coche

    Durante estas revisiones se comprueban todos los sistemas, incluidos aquellos que pueden causar problemas de conducción, como el mecanismo de dirección, la suspensión, los neumáticos, el sistema de frenos, los terminales, los tirantes, los ejes, etc.

    Las revisiones son muy importantes porque pueden detectar fallas incluso antes de que ocurran o cuando aún son pequeñas.

    Ten en cuenta que los diversos componentes de un automóvil funcionan juntos: un pequeño defecto en una pieza puede dañar muchas más piezas valiosas, lo que genera más gastos y un dolor de cabeza. Este es el caso del mecanismo de dirección, que funciona sobrecargado si hay problemas con la suspensión.

    Busca la asistencia de un experto

    Si notas algunos de estos signos que indican un mecanismo de dirección con problemas, consulta a un taller de reparación de inmediato. El sistema de dirección de un vehículo es una parte delicada y está directamente relacionada con tu seguridad.

    Hacer reparaciones sin los conocimientos adecuados puede provocar accidentes graves.

    Cambiar las piezas por tu cuenta es peligroso y puede resultar muy caro. Debes haber notado que, la mayoría de las veces, varios componentes pueden causar el mismo problema.

    Al cambiar un mecanismo de dirección, tendrá un alto costo, dependiendo del modelo de vehículo, así que no te arriesgues. Si el defecto no está en este componente, el problema persistirá y probablemente empeorará.

    La instalación incorrecta de la caja de dirección puede provocar varios problemas y acortar su vida útil. Es necesario centrarla antes de la instalación, prestar atención a los terminales y realizar la correcta alineación de la dirección, además de otros procedimientos.

    Un taller especializado hará esto correctamente y no hay peligro de recibir diagnósticos falsos, lo que nos lleva al siguiente tema.

    Ten cuidado con los diagnósticos erróneos

    Puede ocurrir un diagnóstico erróneo, ten cuidado. Este sistema tiende a confundir mucho porque las fallas y síntomas son compartidos entre varios elementos.

    Si no tienes la experiencia necesaria, puedes ser “engañado” por un síntoma en el sistema de dirección, siendo la falla en otro lugar.

    Debes saber lo peligroso que es la holgura al conducir

    Es importante saberlo, un vehículo con holgura en el mecanismo de dirección es peligroso ya que hace que la conducción sea imprecisa. Esto sucede porque, al girar el volante, las ruedas no siempre girarán en la misma proporción, ya que hay un “rumbo muerto”, debido a la holgura.

    En casos extremos, el conductor termina necesitando corregir la ruta en todo momento. Si el volante se gira levemente, las ruedas pueden o no girar como se desea, generando una gran inseguridad. Por no hablar del riesgo de pérdida de control.

    Al entrar en las curvas a mayor velocidad, el resultado puede ser un accidente grave. Para colmo, un mecanismo de dirección asistida con un problema de fugas puede volverse rígido repentinamente debido a la falta de aceite en tu sistema. La dirección seguirá funcionando, pero más pesada, lo que puede sorprender al conductor y provocar un accidente.

    Para Cerrar

    También te puede interesar Las 10 Fallas Comunes de la Cremallera de Dirección

    Presta atención a las señales, no reemplaces la caja de dirección y otras partes tú mismo, si no tienes los conocimientos adecuados. Y siempre lleva a cabo las revisiones programadas. Siguiendo estos consejos básicos, mantendrás tu automóvil en orden, sin comprometer tu seguridad ni tu bolsillo.

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información