El Radiador. Función, Importancia, Cómo Funciona

Para eliminar el exceso de calor de los motores y evitar una deformación excesiva de los componentes del motor, existe un sistema de refrigeración integrado al coche. Y uno de sus componentes principales, es el Radiador.

Te invitamos a descubrir con nosotros los conceptos relacionados con la refrigeración del coche, y el papel primordial de tu radiador. Te servirá para que lo identifiques y puedas aprender a cuidarlo y mantenerlo.

El radiador
Radiador de Coche. Sistema de refrigeración
Índice de contenidos

    ¿Qué es el Radiador?

    Al verlo, de seguro lo reconoces. El radiador es un dispositivo que por lo general tiene forma de panal rectangular, con rejillas, que se encuentra ubicado al frente de tu vehículo.

    Su función es recibir el líquido refrigerante caliente que sale del motor, enfriarlo por la acción del aire entre sus rejillas, y luego entregarlo nuevamente a la bomba para que vuelva a entrar al motor y enfriar sus componentes, repitiendo el ciclo. Esto se garantiza mediante la circulación de agua alrededor de las cámaras de combustión.

    ¿Cómo Funciona el Sistema de Refrigeración?

    El agua calentada subirá a la parte superior del motor y se drenará a través de una manguera de goma, que llevará el líquido a un radiador. Este radiador está compuesto por múltiples canales pequeños, que están en contacto con las aletas, plegados para ocupar un máximo de superficie en un mínimo de espacio.

    El radiador se coloca en la parte delantera del vehículo. El aire que pasa a través de las aletas evacuará el calor y, por lo tanto, enfriará el agua. A medida que se enfría, el líquido descenderá al radiador y llegará a la manguera que se encuentra en la parte inferior.

    Esta manguera está conectada a la bomba, que a su vez está conectada a la parte inferior del bloque del motor. Una vez en el bloque, el agua volverá a calentarse, subirá hasta la parte superior del motor, pasará por el radiador, etc.

    ¿Para qué Sirve el Radiador?

    El buen performance de tu coche depende de muchos elementos, en los que se incluye el radiador. El sistema de refrigeración cumple un ciclo el cual permite que el motor del vehículo no se sobrecaliente, y mantenga su funcionamiento adecuado.

    El motor debe calentarse para un funcionamiento óptimo, pero no debe calentarse en exceso, y la única manera de controlar esto, es agregando un sistema que permita sacar el calor excedente. El sistema de refrigeración, con el radiador a la cabeza, es el encargado de ello.

    Una de las partes más importantes de un sistema de refrigeración es el radiador, y es importante conocer su función para cuidarlo mejor y evitar averías repetitivas.

    El radiador está equipado con pequeñas mangueras y funciona en conjunto con agua, refrigerante y ventiladores. Cuando el refrigerante llega al radiador, baja su temperatura y sale de allí listo para ingresar al motor.

    Para enfriar el líquido refrigerante, el radiador usa aire. La proximidad del aire frío con el líquido caliente permite disminuir la temperatura del líquido. Por lo tanto, el papel del radiador es de enfriar el refrigerante para evitar que el motor se sobrecaliente.

    El sobrecalentamiento del motor puede hacer que el motor se detenga, funcione mal, pero el motor también puede dañarse de forma fatal.

    Partes del Sistema de Refrigeración

    Si has entendido el principio, los siguientes elementos te serán fáciles de identificar.

    1. La bomba de agua

    Famosa por sus fallos, este elemento no tiene otro propósito que facilitar la circulación del refrigerante. Generalmente es impulsada por una correa, que a su vez es impulsada por el cigüeñal. La falla más frecuente es la ruptura del sello de la bomba, lo que provoca una fuga y, por lo tanto, la falta de agua.

    2. El termostato

    Casi superfluo en verano, pero tan importante en invierno. El termostato es una válvula que se activa dependiendo de la temperatura del refrigerante, que limita la cantidad de líquido que va al radiador según esta temperatura.

    Cuanta más alta es la temperatura, más agua deja pasar el termostato al radiador. Bloquear el termostato en la posición cerrada causará sobrecalentamiento.

    Bloquearlo en la posición abierta permitirá que el motor funcione correctamente, pero la temperatura del motor bajará considerablemente cuando se conduce a alta velocidad, por ejemplo, en la autopista.

    3. El electroventilador

    Verdaderamente el accesorio esencial de un automóvil urbano. Situado cerca del radiador, las aspas del ventilador fuerzan el paso del aire a través de él, evitando así el sobrecalentamiento durante los desplazamientos a baja velocidad.

    Puede accionarse mecánicamente mediante correa, pero en general, se trata de un pequeño motor eléctrico, controlado por un sensor colocado en el radiador, que acciona el ventilador cuando la temperatura supera los 100ºC.

    Mira También:
    Evaporador Del Aire Acondicionado - Función, Diseño, Averías Y Más

    La falla de este elemento provoca sobrecalentamiento cuando el vehículo circula a baja velocidad o está encendido pero parado.

    4. El refrigerante

    Mezclado con agua, realiza cuatro funciones esenciales. Primero, baja la temperatura de solidificación de la mezcla, por lo que actúa como anticongelante.

    Segundo, evita la oxidación de los componentes del motor, que generalmente son de hierro fundido y, por lo tanto, se oxidan muy fácilmente. Tercero, lubrica, asegurando así una cierta longevidad a la bomba de agua, cuyos cojinetes se encuentran sumergidos en el refrigerante.

    Y cuarto, su acción refrigerante, manteniendo el motor y el sistema a temperaturas ideales. En principio, el refrigerante debe cambiarse cada dos años. La falta de líquido provoca sobrecalentamiento.

    5. El radiador

    Como te lo explicamos arriba, el radiador se encarga de disipar el calor generado en el sistema, con la ayuda del aire, tanto de forma natural al conducir el coche, como de forma forzada mediante el electroventilador.

    6. La tapa del radiador

    Muy importante, la tapa asegura un sellado perfecto del circuito y permite que mantenga presiones estables. La tapa está calibrada a una presión específica, la cual, si sobrepasa el sistema, se activa liberando toda la presión. Esto protege los demás componentes del coche, y te avisa que tienes que apagarlo de inmediato.

    El radiador
    Tapa del radiador

    7. El tanque de expansión

    Cualquier fluido, cuando se calienta, se expande. Para permitir que el líquido se expanda sin problemas, los automóviles modernos tienen un jarrón, conectado a la parte superior del radiador. Este jarrón, si existe en tu coche, es el elemento cuyo nivel debe comprobarse.

    También es en el recipiente donde se ubica el tapón de seguridad, y es a través de este que se debe llenar el circuito. Solo debe llenarse hasta la mitad, precisamente para permitir que el líquido se expanda. De lo contrario, el excedente se drena a través de una pequeña tubería conectada al tapón.

    También te puede interesar Líquido Refrigerante / Anticongelante. Importancia, Tipos

    ¿Cuáles Son los Signos de un Radiador de Motor Defectuoso?

    La función del radiador es evitar que el motor se sobrecaliente. El motor produce calor cuando está funcionando. El refrigerante almacena este calor y luego lo pasa a través del radiador donde es absorbido. Luego, el refrigerante se devuelve al motor.

    Hay muchas señales de que tu radiador necesita mantenimiento, y hay algunas cosas que puedes hacer que podrían ayudar a proteger tu motor sin tener que gastar mucho dinero.

    El radiador es el componente principal del sistema de refrigeración, por lo que es importante mantenerlo en buenas condiciones de funcionamiento. Si sospechas que ha fallado, aquí están los signos de un radiador defectuoso:

    1. Fugas de refrigerante en el suelo

    El refrigerante pasa a través del radiador, por lo que si el radiador tiene fugas, el refrigerante se filtrará debajo del vehículo. Esto puede suceder mientras conduces o mientras tu vehículo está estacionado.

    Para asegurarte de identificar una fuga o una grieta en tu radiador, debes realizar una prueba de presión para verificar que el radiador sea realmente la causa. Durante esta prueba, el radiador se presuriza y se agrega un tinte al refrigerante. Si tiene una fuga, debes reemplazar tu radiador.

    2. Sobrecalentamiento del vehículo

    Si tu vehículo se sobrecalienta constantemente, es posible que el radiador esté fallando. Un radiador defectuoso suele ser la causa del sobrecalentamiento, aunque, debes estar atento porque no es la única causa.

    En estos casos, lo mejor es abordarlo de inmediato, para que el daño no se agrave. Si no le prestas la debida atención, el motor continuará sobrecalentando y hará que tu vehículo falle.

    Si esto pasa, las reparaciones pueden ser más extensas y costosas, por lo que es recomendable solucionar desde el mismo momento que ocurre el sobrecalentamiento.

    3. Lodos en el radiador

    El refrigerante para tu coche viene en colores bastante peculiares, bastante visible e identificables. Cuando el radiador se desgasta, el líquido se contamina y adquiere un color de aceite o de óxido.

    Si la contaminación es mayor, el refrigerante, o parte de él, se convertirá en lodo y el líquido ya no podrá circular correctamente por el circuito. Esto es muy común en vehículos que contienen un enfriador de aceite.

    La separación entre el refrigerante y el líquido de la transmisión se rompe, mezclándose los dos líquidos. Si notas lodo en el radiador, debes reemplazarlo, ya que esto puede causar daños graves tanto al motor como al sistema de la transmisión.

    Mira También:
    Acelerador De Un Auto: ¿Qué es? Función, Tipos Y Averías

    4. Nivel de refrigerante anormalmente bajo

    Si se enciende la luz de advertencia del nivel de refrigerante o si necesitas llenar constantemente el depósito de refrigerante, es posible que el radiador tenga una fuga. No te limites a rellenar el refrigerante. Lleva tu vehículo al taller de servicio para que lo revisen adecuadamente.

    Mantenimiento del Radiador

    Como todo lo demás debajo de tu capó, para funcionar de manera óptima, tu radiador necesita un mantenimiento y chequeo regular, que incluye comprobaciones simples y operaciones de mantenimiento que puedes realizar en casa.

    Aquí te damos algunos consejos prácticos sobre cómo mantener tu radiador, para minimizar la posibilidad de fallas.

    Comprueba periódicamente el estado y el nivel del refrigerante

    La forma más fácil de mantener tu radiador y el sistema de enfriamiento de tu automóvil es acostumbrarse a verificar el nivel de refrigerante con regularidad. La mayoría de los problemas del sistema de enfriamiento provienen de la falta de refrigerante o a su mala calidad.

    Por lo tanto, controlar el líquido a intervalos regulares te permite detectar problemas antes de que se agraven.

    1. Ubica el depósito de refrigerante debajo del capó.
    2. Identifica los niveles "máximo" y "mínimo" dentro del tanque y asegúrate de que el nivel de líquido esté entre estas dos marcas. El refrigerante debe llenarse al nivel “máximo”.
    3. Para tener una mejor idea de la calidad de tu refrigerante, puedes usar un probador de refrigerante. Este dispositivo es fácil de usar y te puede sacar de apuros, así que hazte de uno.
    4. El radiador depende de un suministro de refrigerante limpio y eficiente. Con el tiempo, el fluido puede obstruirse con partículas, lo que reduce el rendimiento y puede provocar corrosión en el interior del sistema. Para evitar llegar a este punto, se recomienda purgar periódicamente.

    Consejos Cuando se Activa la Tapa de Seguridad del Radiador

    Cuando la tapa del radiador se dispara por sobrepresión, te darás cuenta por la pequeña explosión que sentirás en la parte delantera del coche, y el humo blanco saliendo del capó.

    Esto es una mala señal, ya que indica que el sistema estaba funcionando con presiones por encima de la estipulada, debido a un sobrecalentamiento. Sin embargo, no todo está perdido. Al activarse la tapa:

    • Detén el motor. Debes apagar tu coche de inmediato para evitar males mayores.
    • Abre el capó y deja que se enfríe el coche, por lo menos unos 30 minutos.
    • Mientras esperas a que el coche se enfríe, puedes revisar qué pudo estar funcionando mal, que originó el sobrecalentamiento. Te recomendamos que revises el funcionamiento del electroventilador, y el estado de la bomba de agua.
    • Después del tiempo prudencial, abre la tapa del radiador para que se libere el vapor restante. Debes hacerlo con mucho cuidado. Si sientes que la tapa tiene mucha presión aún, no intentes abrirla, espere un poco más.
    • Con la tapa abierta, vuelve a llenar de agua el circuito. Completa el nivel indicado.
    • Vuelve a ponerte en marcha asegurándote de apagar el motor en cuanto te detengas y aprovecha los tramos para conducir rápido, pero a las revoluciones más bajas posibles.
    • Si se enciende la luz de control de sobrecalentamiento, detente y déjalo enfriar.
    • Lleva tu auto a tu mecánico de confianza para que pueda revisar todo el sistema.

    El error fatal que hay que evitar, es dejar que el motor funcione sin agua. El sobrecalentamiento ya no será visible en el panel de instrumentos (ya que los sensores ya no están en el agua), pero el motor lo sentirá pasar.

    En este caso, la culata puede romperse, la junta de la culata puede romperse, los cilindros pueden deformarse. En cualquier caso, una reparación mucho más cara que los pocos litros de agua que faltan.

    Cómo Descalcificar el Radiador

    En los automóviles actuales, el acceso al radiador suele ser muy difícil, debido al poco espacio que hay debajo del capó. Por otro lado, en los coches antiguos, el acceso es más sencillo.

    • Levanta el capó y luego busca los tapones del circuito de refrigeración o los grifos de drenaje. Por lo general, hay dos: uno en la base del radiador y el otro en un lado del bloque del motor.
    • Ábrelos y espera a que el líquido se drene por completo.
    • Cierra los grifos y llena el circuito de una mezcla de agua y desincrustante.
    • Luego conduce el coche de 20 a 30 km, o mantenlo prendido por 20 minutos.
    • Apaga el coche y deja que enfríe.
    • Vuelve a vaciar el circuito.
    • Enjuaga bien varias veces porque estos descalcificadores son muy ácidos y tienden a atacar las mangueras.
    • Llénalo con refrigerante.
    Mira También:
    Tubo De Escape, ¿Qué Es? Y Qué Función Cumple.

    Este tipo de operación no debe repetirse con demasiada frecuencia dada la acidez del producto.

    Otra solución consiste en drenar el circuito y luego hacer circular agua a presión en el radiador en sentido contrario a lo normal. Esto tiene el efecto de aflojar los sedimentos adheridos a las paredes del radiador.

    • Retira la manguera inferior del radiador para pasar una manguera de jardín a través de ella.
    • Sella la manguera y el orificio del radiador para que el agua pueda subir al orificio de llenado sin demasiada pérdida de presión.
    • Deja correr el agua hasta que salga muy clara.
    • Haz lo mismo con el bloque del motor enroscando el tubo a través del codo de salida de agua de la culata de cilindros. También es necesario quitar el termostato.

    Extracción y Sustitución del Radiador

    Las operaciones que acabamos de describir solo se aplican a circuitos moderadamente sucios. Si el motor continúa calentándose de manera anormal y el termostato y la bomba de agua están en buenas condiciones, entonces el radiador del motor debe ser retirado para que lo revise un especialista.

    Extracción del radiador

    Para retirar el radiador se inicia como en las operaciones anteriores (vaciado del circuito), luego se retiran las mangueras inferior y superior sin olvidar el pequeño tubo que va al depósito de expansión.

    • El radiador a menudo se sostiene en cuatro puntos en la parte delantera de la carrocería o en el travesaño delantero. A veces se monta en Silentblocs que deben reemplazarse como precaución durante el montaje.
    • Algunos radiadores tienen un sensor de temperatura, cuyos cables se desconectan antes de sacarlos de su carcasa.
    • Lleva el radiador a un especialista que lo renovará por un precio relativamente bajo en comparación con el costo de un radiador nuevo.

    Si tu coche es de un modelo muy común, tienes buenas posibilidades de conseguir un cambio estándar en tu concesionario, lo que evitará un retraso siempre molesto cuando no quieras inmovilizar tu coche durante demasiado tiempo.

    Montaje del radiador

    La instalación de un radiador nuevo o reacondicionado es relativamente fácil y se lleva a cabo en orden inverso al desmontaje.

    • Reemplaza las mangueras que parecen agrietadas o carecen de flexibilidad.
    • Reemplaza siempre las abrazaderas de manguera, por abrazaderas nuevas.
    • Llena el circuito con refrigerante nuevo.
    • Arranca el motor y espera a que alcance la temperatura normal de funcionamiento con el calentador completamente abierto.
    • Controla de nuevo el nivel de líquido y rellena si es necesario.
    • Inspecciona las conexiones de la manguera en busca de una posible fuga.
    El radiador
    Instalación de radiador nuevo

    ¿Cuándo Cambiar el Radiador de tu Coche?

    En caso de mal funcionamiento de un radiador, las partes mecánicas vitales se deterioran. La falta de mantenimiento genera problemas repetidos que, de no ser atendidos por un especialista, podrían provocar averías en el motor.

    Sin embargo, hay señales de advertencia fácilmente identificables, incluso cuando no tienes conocimientos de mecánica y bricolaje.

    El radiador de tu automóvil debe cambiarse cuando tengas una o más fugas. Por lo general, ubicado en la parte delantera del vehículo, detrás de la rejilla, el flujo anormal en el suelo requiere una reparación inmediata. Las fugas pueden ocurrir a través de grietas debido a cualquier impacto.

    Otro elemento de seguimiento: la temperatura del motor en el salpicadero. Si excede los 90 °C, puede significar un problema en el radiador. Se requiere experiencia profesional, ya que esto puede ser un termostato defectuoso o una sonda que no funciona.

    El bloqueo del circuito interno de un radiador suele ocurrir debido a un refrigerante que no se renueva o es de mala calidad. Sin embargo, este elemento sigue siendo más difícil de detectar que una fuga.

    Asimismo, cualquier deformación puede afectar la circulación del líquido. El monitoreo directo también puede ayudar a detectar una distribución desigual de la temperatura. Si el radiador está caliente en una parte y frío en la otra, debes cambiar el radiador de tu automóvil de inmediato.

    ¿Cuánto Cuesta Reparar un Radiador?

    También te puede interesar Como Reemplazar El Refrigerante En Un Mini Cooper

    Para poder determinar el precio para cambiar o reparar el radiador de tu coche, es necesario tener en cuenta el año de producción, el tipo de motor, así como el propio vehículo.

    Un técnico especialista tiene las habilidades y los medios para detectar más fácilmente los problemas del radiador. Además, puede proporcionar una estimación precisa de los costos de reparación.

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información