Es de este modo como Pedro Rodríguez se transformó en el conduzco de carreras mexicano mucho más exitoso de todos los tiempos

Pedro Rodríguez procede de una familia numerosa y se interesó por los automóviles a una edad temprana. Tras juguetear con bicicletas y motos, los automóviles de cuatro ruedas llamaron su atención y se transformaron en su destino. Siendo un entusiasta de los coches, aprendió de manera rápida y superó múltiples dificultades durante su época. Mostró al planeta el potencial de México aun cuando la nación no era un gran actor en el planeta. Pasó por muchas transiciones a lo largo de su carrera. Sin embargo, el fracaso nunca le desanimó. Dedicando su historia a las carreras, Rodríguez superó todos los obstáculos y se convirtió en el orgullo de su nación. Se le apodó "Ojos de Gato" por su capacidad de conducción en toda clase de condiciones meteorológicas y su pericia en la conducción en la oscuridad.Todavía se le considera uno de los 50 mejores pilotos de Fórmula F1 de todos los tiempos, Rodríguez es una historia de historia legendaria que vivirá para siempre. He aquí una ojeada a la vida, los logros y el legado de Pedro Rodríguez

Índice de Contenido
  1. Creación de una fundación
  2. El nacimiento de una superestrella
  3. Un impacto eterno

Creación de una fundación

Entre las primeras superestrellas del automovilismo de México, Pedro Rodríguez, junto con su hermano Ricardo Rodríguez, creó un punto de referencia en el automovilismo. Rodríguez logró su debut en todo el mundo en 1957, en el momento en que condujo un Ferrari 500 TR en las 24 Horas de Le Mans junto a José Behra. Tras su primer campeonato, volvió a lo largo de catorce años consecutivos. Ricardo, el hermano de Pedro, era considerado un conduzco de enorme talento. Sin embargo, murió en un accidente mientras que practicaba para el Gran Premio de México en 1962, la misma semana en que Pedro debía debutar en la F1. Esto supuso un revés para Pedro, que redujo las carreras y puso en marcha un negocio de importación de turismos en México.

Tras desechar los planes de retirarse, Pedro comenzó en los Grandes Premios en 1963 para competir en EEUU y México con Lotus. Hasta 1967, siguió rivalizando con Lotus antes de que le ofrecieran un asiento en Cooper para el Gran Premio de Suráfrica. Se clasificó cuarto, pero sorprendió a todos en el momento en que ganó la carrera. Según la tradición del juego, los triunfadores alzaron sus banderas nacionales mientras se coreaba el himno nacional. Las autoridades no aguardaban que un mexicano ganara la carrera y ignoraban el himno nacional mexicano y la bandera nacional. Tocaron la danza del sombrero mexicano y también alzaron la bandera de una nación africana. Pedro siempre y en todo momento llevó consigo una bandera mexicana y una grabación del himno del país tras el incidente.

El nacimiento de una superestrella

Pedro Rodríguez
Vía Google+/ F1i.com

Pedro no se detuvo tras ganar el Enorme Premio de Suráfrica de 1967. En 1968, ganó Le Mans con Lucien Bianchi conduciendo el Ford GT40. Rodríguez se asoció con John Wyer Automotive en 1970 para correr con el Porsche 911 en el Campeonato Mundial Deportivo. Considerado como el más destacable piloto de carreras mexicano de la historia, Pedro estuvo a la altura de las esperanzas. Consiguió 11 títulos del Campeonato del Mundo y se embolsó los títulos de Porsche de 1970 y 1971 con su 917 KH. Ganó el Enorme Premio de Bélgica en 1970 y asimismo ganó 4 títulos del Campeonato de Daytona.

Mira Tambien:¿Qué significa el mal funcionamiento del DSC en un BMW? (Causas y soluciones)¿Qué significa el mal funcionamiento del DSC en un BMW? (Causas y soluciones)

Pedro Rodríguez fue coronado el "Rey de la Humedad" por su increíble talento para conducir bajo la lluvia. Consiguió maniobrar con facilidad en las curvas desafiantes y en los escurridizos circuitos de carreras de la lluviosa Inglaterra con su Porsche que enamoró al mundo entero. Su velocidad, su hábil manejo y su aptitud para conducir en condiciones meteorológicas adversas le valieron una gran victoria. Entre las victorias que definieron su carrera se causó en el circuito de Brands Hatch, empapado por la lluvia, en 1970, donde ganó su campeonato más difícil.

Semanas después de marcar el mejor tiempo en la prueba anterior al Enorme Premio de Enorme Bretaña en Silverstone, Pedro Rodríguez se halló con una muerte prematura en 1971 a la mera edad de 31. Conducía un Ferrari 512M en Nuremberg, Alemania, en el momento en que su turismo se estrelló y se incendió. Su muerte fue un shock para muchos, pero su nombre sigue vivo.

Un impacto eterno

Leyenda de las carreras, Pedro Rodríguez
Vía Google+/ Motor Sport Magazine

Pedro Rodríguez creó un legado que perduraría durante generaciones. Puso a México en el mapa de las carreras e inspiró a los jóvenes mexicanos a dedicarse al deporte de las carreras. El nombre de Pedro prosigue vivo a través del circuito de carreras, que fue rebautizado como Autódromo Hermanos Rodríguez en 1973 para conmemorar a Pedro y a su hermano menor Ricardo. El Daytona International Speedway llamó a la primera horquilla la curva Pedro Rodríguez. En julio de 2006, la Scuderia Rodríguez y las autoridades de Nuremberg, Alemania, colocaron una placa de bronce en el sitio del incidente para sostener viva su memoria. Carlos Jalife, el Secretario General, asimismo publicó una biografía basada en Pedro y su hermano Ricardo. Ganó el Premio al Libro del Año del Gremio de la Prensa del Motor en 2009.

En el mes de julio de 2021 se cumplió el quincuagésimo aniversario de la desaparición de Pedro Rodríguez. Porsche aprovechó la ocasión para festejar al campeón de automovilismo con un corto de animación y un turismo de edición particular. La película de animación, llamada History Drives The Future, celebra el legado de Pedro y la gloria que aportó a Porsche. Rodríguez ganó varios torneos icónicos con Porsche, lo que creó un impacto duradero en la marca incluso en la actualidad. Porsche México y Porsche Latinoamérica colaboraron y encargaron el 911 Turbo S como una edición de homenaje a Pedro y a su historia. Una bandera mexicana, la firma de Rodríguez y las carreras que ganó con Porsche se grabaron debajo de la parte posterior del turismo a rayas azules y naranjas para recordarle.

Mira Tambien:O sea lo que vale el día de hoy el rarísimo Nissan R390O sea lo que vale el día de hoy el rarísimo Nissan R390

Es posible que Pedro Rodríguez haya fallecido joven, pero su huella en el planeta del automovilismo quedó grabada para siempre. Ganador de múltiples campeonatos, desde el Enorme Premio de Fórmula 1 hasta ganar las 24 Horas de Daytona en 4 ocasiones, Rodríguez va a ser recordado para siempre como entre los mucho más grandes pilotos de México. Siendo una inspiración para todo aspirante a entusiasta del automovilismo, el alias de Pedro Rodríguez está lejos de ser olvidado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Es de este modo como Pedro Rodríguez se transformó en el conduzco de carreras mexicano mucho más exitoso de todos los tiempos puedes visitar la categoría Generalidades.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir